blog

Encuesta sobre la Percepción que se tiene sobre que es un Consultor

Desde Strolabi estamos realizando una encuesta sobre la percepción que tienen las empresas sobre la figura de los Consultores de Transformación Digital.

Esta encuesta sólo tarda unos 3 minutos. Le pedimos, si es posible y quiere participar, que nos conteste a las preguntas.

Para contestar a la encuesta, sólo hace falta entrar en este enlace externo, o solicitar recibirlo por mail

Una vez hayamos recabado toda la información sobre esta encuesta, les haremos partícipes de ella mediante un informe que le haremos llegar en primicia, semanas antes de hacerla extensiva públicamente.

Muchas Gracias por su tiempo y colaboración

Saludos.

Share

Resumen de la Ley de Teletrabajo

La ley del Teletrabajo ya está finalizada y aprobado, por lo que en un mes, más o menos, ya se deberá aplicar al teletrabajo en las empresas, con la excepción de casos excepcionales como lo sucedido en el mes de marzo en un Estado de Alarma por Pandemia, por lo que empresas y trabajadores deberemos adaptarnos a ella.

En resumen esta ley contempla 6 puntos principales a tener en cuenta:

1.- ¿Qué se considera teletrabajo?

Se considera teletrabajo al trabajo realizado por el empleado desde una ubicación diferente a su puesto de trabajo en la oficina. Las horas trabajadas por el trabajador a distancia, tanto sea en Telework como en Remote Work, tienen que ser por lo menos el 30% de la jornada durante un período de 3 meses, lo que equivale a un día y medio a la semana.

2.- ¿Quién se hace cargo de los costes?

La empresa tiene que encargarse de la dotación y mantenimiento “de todos los medios, equipos y herramientas” que el teletrabajador necesite para ejercer su actividad a distancia, incluyendo las conexiones telemáticas y licencias de los programas necesarios.

3.-  ¿El teletrabajador tiene los mismos derechos?

Los trabajadores a distancia tendrán los mismos derechos que si prestasen servicios en el centro de trabajo, y no podrán sufrir perjuicio en ninguna de sus condiciones laborales. Un despido a un teletrabajador se considerará exactamente igual que a uno presencial, con las indemnizaciones que marca la ley.

4.- ¿Qué hay de la flexibilidad horaria y del control del teletrabajador?

Habrá flexibilidad horaria pero la empresa también puede fijar unos tiempos de disponibilidad obligatoria. En cuanto al control, el decreto establece que la empresa podrá adoptar las medidas que considere “más oportunas de vigilancia y control” para vigilar que los empleados cumplan con sus tareas.

5.- ¿El teletrabajo puede ser impuesto de forma obligatoria?

No. El trabajo a distancia es voluntario tanto para el empleado como para la empresa, así como el porcentaje de presencialidad en las oficinas. El trabajo a distancia es reversible para ambos, por lo que en cualquier momento, por mutuo acuerdo, el trabajador podrá dejar de ser teletrabajador y volver a realizar su trabajo de forma presencial. Lo que sí es obligatorio es que el trabajador y empresa tendrán que llegar a un acuerdo firmado por escrito.

6.- ¿Cuándo empezará a aplicarse?

Aunque la ley entrará en vigor en unos 20 días, se establece un plazo máximo de tres meses para que las empresas se adapten a las nuevas exigencias, sobretodo plasmando los acuerdos por escrito.

Share

FAQ sobre Teletrabajo

En estos días de vacaciones, forzadas en parte por necesidad sanitaria, he mantenido más de diez conversaciones (clientes, prospectos y conocidos), que curiosamente han sido casi idénticas, en las preguntas, por lo que está claro que las dudas generalizadas siguen un mismo patrón, por desconocimiento y porque, según me han comentado alguno de ellos, otros proveedores les han informado de forma errónea.

La siguiente conversación es un compendio de las preguntas y respuestas ofrecidas, por lo que se entendemos que es una preocupación bastante generalizada para saber que es y que no es Teletrabajo.

——

– (Cliente) En estos momentos estoy en casa trabajando desde el mes de abril, ya que la empresa me ha enviado a ella para que realice las mismas funciones que en la oficina. La empresa me dice que esto es teletrabajo, ¿es cierto?

– (Strolabi) Dependiendo que como estéis realizando el trabajo, si en on-line será Teletrabajo o si es off-line será Trabajo en remoto.

– (Cliente 1) Soy profesor de Inglés online y traductor. ¿Eso es teletrabajar?

– (Strolabi) Si estás en directo con los alumnos durante las 5 horas seguidas durante la mañana, por ejemplo, sí es Tele Work. Si realizas un tutorial para que los alumnos lo visualicen desde el ordenador en el momento que mejor le venga y tú contestas vía mail, foro o campus virtual, es off-line, por lo que es Remote Work. Lo que sí que eres es un “teletrabajador”, tanto de una manera como de la otra.

– (Strolabi) Si estas realizando traducciones de los trabajos que te pasan los clientes o la empresa, será Tele Work si estás conectado on-line con la red de la empresa y la traducción que estas realizando se graba en el servidor de la empresa y no en local. Si el trabajo a traducir te la han pasado vía mail, tú la traduces y lo envías también por mail, eso es off-line y por consiguiente es Remote Work.

– (Cliente 2) Estoy en una empresa como comercial y estoy desde casa conectándome con los clientes, ¿eso es teletrabajar o tampoco?

– (Strolabi) Cuando contactas con el cliente por teléfono o por mail, y el informe de la conversación lo introduces en el ERP una vez a la semana, cuando pasas por la oficina, o lo envías via mail a tu departamento para que ellos lo intruduzcan, esto es Remote Work. Si te conectas con el cliente vía videoconferencia, pudiendo incluir en la conversación a un compañero de tu equipo de trabajo, o el informe de esta reunión lo introduces on-line en el CRM de forma directa y automática, eso es Tele Work, dicho de alguna manera.

– (Cliente 3) Soy administrativo y realizo documentación y otros trabajos característicos de este departamento, y la empresa me dice que lo haga desde casa, ¿Eso… qué es?

– (Strolabi) Si la empresa te ha habilitado un acceso directo a sus servidores y te permite trabajar on-line con el ERP, eso es exactamente Tele Work. Pero si el trabajo a realizar lo estas realizando vía mail, recibiendo y enviando los documentos y trabajos encargados, eso es Remote Work.

– (Clientes) Vale, ya veo. Pero entonces para poder demostrar las horas que he trabajado utilizo una plataforma que me monitoriza… ¿tampoco?

– (Strolabi) Entiendo que te conectas a alguna aplicación he indicas a que hora empiezas a trabajar y a que hora terminas, como si fuese un reloj de marcaje como los que hay en la oficina, ¿correcto?

– (Cli) Si, justamente eso.

– (Str) Eso es la base de un Remote Work, nada que ver con un Tele Work, que no se necesita el control horario.

– (Str) Otra cosa es que la empresa necesite tener una aplicación para indicar cuando empezar un trabajo o proyecto, y cuando se termina. Eso es un “control de Producción”, algo necesario si se quiere imputar costes a los trabajos realizados. Y software de producción hay muchos y algunos son específicos para cada sector, más o menos complejos y fiables, enlazados o no con contabilidad… pero todos de pago, y no tienen nada que ver con el control horario gratuito que suelen encontrar en Internet.

– (Cli) En mi puesto de trabajo de la oficina, tengo mi versión web de mi Outlook, que puedo accedo a él desde casa. Eso no es Tele Work, lo tengo claro. Pero si mi empresa hubiera decidido darme conexión remota a mi ordenador de sobremesa del trabajo, eso sí sería Tele Work, ¿entiendo que tendría que estar cumpliendo un horario y tendría una monitorización?

– (Str) Lo que indicas es una mezcla de las dos formas de teletrabajar. Pero te contesto por partes, ya que hay más de una pregunta en lo que me consultas.

– (Str) Si accedes a tu Outlook desde casa es Remote Work, tal como has indicado.

– (Str) Si la empresa de da acceso remoto a la computadora de tu puesto de trabajo de la oficina, o a la virtualización del escritorio del mismo desde el servidor, eso si es Tele Work, ya que estas trabajando como si estuvieses en la oficia. A este servidor tendrías que poder acceder a través de un DMZ, por lo que si no lo tiene la infraestructura de tu empresa se complica y mucho, o lo tenéis en el Cloud de la empresa, ambas por temas de ciberseguridad.

– (Str) El Tele Work no tiene como objetivo el estar fijado a un horario de inicio y finalización, sino que debe ser tratado por trabajos realizados, por lo que tener una aplicación de control horario, no sólo no es necesario, sino contraproducente, ya que crea un mayor estrés del necesario. Lo que sí que está claro es que debes trabajar el tiempo estipulado en el contrato (40 horas semanales u 8 horas diarias), y es tu responsabilidad el cumplirlo. También está claro que en tú Outlook debe ser abierto a toda la gente de tu equipo, indicando a partir de que hora estás accesible y a que horas estás realizando otras funciones, más que nada para que si un compañero se quiere poner en contacto contigo, sepa cuando hacerlo.

– (Cli) Mi jefe quiere que en mi WorkPlace utilice la interface de la empresa para poder monitorear el trabajo que estoy realizando ¿tampoco es teletrabajo?

– (Str) No. Eso es que tu jefe desconfía de ti, no cree en el Tele Work y quiere que sigáis trabajando en la forma antigua, como se hacia hace años en las oficinas, en la que te controla como se hace el trabajo, realmente como él quiere, sin importarle mucho si el trabajo está bien o mal hecho, y por eso monitoriza a sus subordinados (que para él no son colaboradores, ni equipo). Ten en cuenta que este “tele-jefe” te va a estar contactando todo el rato para poderte controlar, ya que tampoco se fiará de esa plataforma.

– (Cli) Entonces ¿Qué necesito para poder hacer bien mi trabajo desde casa?

– (Str) Como te he indicado antes, debes tener un Outlook, que ya tienes on-line, para poder llevar un registro de lo que vas a hacer y de lo que estás haciendo (inicio, finalización, paradas horarias para descansos, programar reuniones, hacer o dar cursos, realizar videoconferencias…). Ten en cuenta que Microsoft está aplicando este concepto de trabajo on-line en su suite Office desde hace unos 12 años (Office 2007) y usando la nube desde hace uno 10 años (Office 365).

– (Str) Si partimos de cero, la empresa debe facilitarte una conexión empresarial rápida y fiable a internet (a partir de 300Mb sincronas sería perfecto), un ordenador, de sobremesa o portátil (en el caso de que tu no lo tuvieses), una licencia de Office 365 profesional, un acceso seguro a las aplicaciones empresariales en el servidor, ERP o CRM, y al guardado de lo trabajado en el servidor y no en local (en el disco duro del PC que tienes en casa), así como el software necesario para la ciberseguridad (hakers, virus…).

—-

Las conversaciones fueron más extensas en algunos casos, ya que querían concretar más en su tipo de trabajo. En el caso de que querais matizar más,  envianos las preguntas en Cantacto, indicando tu mail.

Contestamos todas las consultas que nos hacen.

Share

Transformación Digital Post-Confinamiento: Miedo a implantarla en tu Pyme

Es curioso ver como mucha gente habla de la transformación digital, de lo que es y lo que hace, pero casi todos los que hablan de ella, ni han visto lo que es realmente ni lo que puede llegar a hacer.

Cada vez hay más consultoras y revistas especializadas, como Forbes, hablan de la confusión que existe entre la Transformación Digital, la Digitalización y Renovación Tecnológica, intentando deshacer el embrollo.

Este enredo es debido a la saturación de lo que hablan los especialistas en renovación tecnológica, principalmente, ya que lo hacen para vender lo que tienen en cartera, no lo que necesita el cliente.

El miedo que los empresarios dicen tener a la Transformación Digital son dos: que es algo de moda pasajera no es para su empresa y que es un gasto sin retorno. Pero no es ni una moda ni un gasto, sino una realidad y  una inversión.

Estos miedos a la Transformación Digital, puede acarrear problemas reales, que afectan y afectarán al desarrollo de tu Pyme, aunque no se quiera ver.

Pero para poder empezar a explicar que problemas trae tener miedo, lo mejor es aclarar, de nuevo, que es Transformación Digital, Digitalización y Renovación Tecnológica.

La Transformación Digital no es un producto informático, ni una solución estándar que se compra y se aplica, ni mucho menos un software. Realmente es el paso de modificar una organización usando procesos innovadores, adaptando tecnología y cambiando la cultura corporativa anticuada arraigada en la empresa por la nueva con el objetivo de implementar nuevos modelos operativos y de negocio.

La Digitalización es realizar los procesos automatizados, a cambio de los manuales que hasta ese momento se realizaba, por medio de la informática. Es realizar los procesos que antes se hacían sobre papel y los repetitivos que constantemente se hacen una y otra vez. La digitalización más conocida es la que desde el 2000 se lleva implantando en las Pymes: escanear facturas y otros documentos que se reciben/envían en papel a documento digital almacenado en el disco duro del servidor.

Esto es lo más básico de la Digitalización, y la práctica totalidad de las Pyme ya lo están haciendo, por lo que parte de la digitalización ya está implantada, por lo que en algunos casos sólo queda son los avances que satisfagan a empleados y clientes: Nubes públicas o privadas, aplicaciones para móviles, servicios de almacenamiento en remoto, automatización de procesos repetitivos, análisis y gestión…

La Renovación Tecnológica es cambiar los actuales equipos informáticos por nuevos elementos, por estar obsoletos. Pero ¿realmente es necesaria esta renovación tecnológica total en nuestra Pyme? En la mayoría, en la inmensa mayoría de los casos, no es siquiera necesaria, solo adoptar ciertas innovaciones tecnológicas es más que suficiente.

Este tsunami ya no se parará, y nos ofrece una serie de oportunidades que la Pyme no puede dejar de lado. Si tu Pyme no cuenta con expertos cualificados, si hay una falta de apoyo de dirección o no se escoge al proveedor adecuado, es seguro que tu empresa quede rezagada respecto a tu competencia.

Al retrasar la implantación de la Transformación Digital, corres el peligro de entrar en dinámicas negativas, que hacen que tu empresa quede ninguneada por los clientes y que tu competencia deje de tenerte en consideración como su competencia.

Como es sabido y demostrado, el mercado es dinámico y vivo, ya que está en constante mutación y evolución, algo que ha quedado muy patente durante el confinamiento, y que sufriremos directamente en el post-confinamiento. A parte de este factor ambiental, que también podemos definir como factor sanitario con connotaciones sociopolíticas, evidentemente también tenemos claros factores económicos, que nos hacen cambiar el rumbo de nuestros planes de marketing, aun sin haberlos terminado.

Algunas de estas dinámicas negativas son:

1.- Reacción Lenta. Si nuestras infraestructuras internas, sean comerciales, informáticas o financieras, son en base a procesos analógicos obsoletos, incluso antes de del confinamiento (compras, transacciones bancarias, tramites, consultas, comunicación con clientes/proveedores…), es un obstáculo serio que no nos permitirá reaccionar con la celeridad que nos gustaría o con la que deberíamos. Esto suele ser motivo más que suficiente para que los clientes estén descontentos con nuestro servicio.

2.- Perder Clientes. Un cliente descontento, ha dejado de ser cliente. Los clientes son omnicanal. Estos desean tener experiencias personalizadas y satisfactorias, que se comunique con él por el mismo medio que lo hacen ellos. Tenemos que tener en cuenta que el actual cliente no es un consumidos inculto y desinformado, ya que tienen toda la información gracias al Internet de las Cosas (IoT – Internet of Things).  Como cliente de mis proveedores, antes de pedirles algo, consulto por internet cual es mi mejor opción y que otros proveedores tienen el producto y a que precio. Si das a tu cliente habitual un servicio con una experiencia “Wow!”, no tendrá la necesidad de comprar en otro lado. Si tu empresa no ofrece esta experiencia, serás uno más del mercado, por lo que el cliente irá a compra al más económico… hasta que encuentre al proveedor que le ofrezca la experiencia que busca, sin importarle excesivamente el precio.

3.- Empresa estática. Está estrechamente relacionada con punto de “Reacción Lenta”. Hoy es muy importante la movilidad, por lo que suele ser una de las piedras angulares de la Digitalización. Pero esta movilidad no es únicamente el que todos tengan móvil y tablet, si no que se debe diseñar una estrategia para aprovechar el crecimiento digital de la empresa, poder tener una presencia on-line adecuada y coherente con tu negocio, aprovechar las oportunidades de ventas y permitir tener teletrabajadores. Seguir como se ha trabajado los últimos 20 años (llamada de teléfono, mail y fax), nos hace ser una empresa analógica, estática y terriblemente lenta.

 4.- Perder ante empresas digitales. Las empresas que han nacido bajo la tecnología o las que han sabido adaptarse a ella, son las que han conseguido prosperar, incluso en época de Vacas Flacas, como en el actual post-confinamiento que nos está llegando. Si no sabemos adaptarnos o no queremos evolucionar (“si esto nos ha funcionado durante años, ¿Por qué debemos cambiar ahora?”), estamos en clara desventaja ante nuestra competencia real, por lo que perderemos las oportunidades de ventas, antes de poder pasar una oferta.

5.- Procesos analógicos. Seguir como hasta ahora sin aprovechar la tecnología actual, nos dejará sin la posibilidad de automatizar procesos, seguir con los errores y con nuestra “Reacción Lenta”, por lo que la competencia nos pasarán por delante sin entender el “¿qué ha pasado?”.

6.- Desarrollo de nuevos productos a destiempo. Descubrir una necesidad en el mercado, desarrollar el producto o servicio, probarlo, rectificarlo y actualizarlo, exige una gran agilidad y una plataforma de trabajo adecuada y flexible. De no cumplir con estos requisitos básicos, más los correspondientes al propio producto, el equipo de trabajo que lo desarrolla tardará en sacarlo al mercado, por lo que será obsoleto o habrá salido cuando ya no lo reclama el mercado.

7.-Equipos de trabajo no adecuados. Para cada proyecto se debe crear un equipo de trabajo adecuado. Esto quiere decir que debe ser multidisciplinar; o sea, en el equipo debe haber personal de ventas, producción, administración y financiero. Actualmente suelen ser desarrollado y creado únicamente por el director del departamento, por lo que los procesos de desarrollar el producto o servicio, probarlo, rectificarlo y actualizarlo, se hacen más lentos y suelen atascarse ya en el inicio, por no tener claro el concepto del mismo y por no realizar consultas necesarias a los clientes que lo reclaman. El líder del equipo no puede ser bajo ninguna circunstancia el director de uno de los departamentos implicados, sino que debe ser la persona con más conocimiento de dicho producto, pero que deberá apoyarse en el resto de especialistas de cada área, y teniendo en cuenta lo que pide el cliente.

8- Incumplimiento de Contratos. Cada vez más tenernos normativas y leyes que nos penalizan ante nuestro incumplimiento de contrato. Si no tenemos en cuenta estas normas reguladoras y no las tomamos enserio, corremos el riesgo que tener penalizaciones y denuncias por incumplimiento. La digitalización es fundamental en el seguimiento de los trabajos a realizar. Trabajar con la hoja de cálculo tradicional para realizar este proceso es, aunque no lo consideres así, un trabajo analógico y obsoleto y que no se adaptan a los requisitos de los organismos reguladores.

9.- Perdidas de ROI. No tener tu empresa con la transformación digital mínima adecuada, es un claro ejemplo de que el retorno de la inversión no se realice nunca. La virtualización, la nube, el Big Data o Small Data, las analíticas, empiezan a ser fundamentales para que las empresas puedan dar la experiencia requerida por el cliente. Una Hoja de Ruta hacia la transformación digital debe contemplar la implementación de la tecnología necesaria (ni en exceso ni en defecto), y nos posibilitará que el RoI sea realizado en el plazo correctamente diseñado.

Según artículos que podemos estar leyendo desde finales de 2018, nos dice que el 40% de las empresas españolas tienen la capacidad de poder dar el salto hacia la Tranformación Digital, pero estudios realizados por el Gobierno de España, al inicio del confinamiento, indicaba que sólo el 7% habían dado este salto y sólo un 17% restante estaban con la tecnología necesaria para poder hacerlo. Debido a la crisis sanitaria, las Pymes han frenado este avance tecnológico, ya que muchas todavía piensan que la informática (y la tecnología en general) es un gasto que la empresa no puede asumir, y no una inversión con ROI a corto o medio plazo (entre 3 y 12 meses).

Ahora la pregunta es sencilla: ¿Cuándo quieres avanzar?

Share

Y después del confinamiento… El Smart Workplace.

Contrario a lo a la creencia popular, el Smart Working pocos empresarios avispados lo quieren en su transformación digital, ya que eso de “trabajar cuando sea y desde donde sea”, se ha demostrado poco productivo: se trabaja más horas que un reloj, aunque estés de vacaciones y en la playa y produce la insatisfacción del teletrabajador, por lo que a la corta, el rendimiento y la productividad cae en picado.

Pero en cambio todos están adaptando  y rediseñando sus entornos y puestos de trabajo, modelos de negocio, conceptos y prácticas de trabajo, con el objetivo de mejorar la productividad, satisfacción, compromiso y rendimiento de sus empleados: el Smart Working.

Dos palabros muy parecidas, pero de conceptos muy diferentes, que genera confusión.

La Revolución del Smart Workplace 

El Smart Workplace es un concepto, no tan nuevo como muchos piensan, que ayudar a las empresas y profesionales, a alcanzar su máximo potencial y rendimiento dentro del Post-confinamiento, este nuevo escenario que nos está llegando a marchas forzadas y que pocos ven como adaptarse.

Para generar todo esto, se debe realizar un buen estudio del puesto de trabajo del futuro, del puesto de trabajo inteligente, del Smart Workplace. Esto se realiza maximizando las tecnologías necesarias en cada caso y el diseñando los espacios para fomentar la colaboración, felicidad y motivación de los empleados. 

Esto no deja exento el impacto que la transformación digital deja o puede jedar en las empresas y profesionales, así como el impacto de la flexibilidad y del Tele Working en la productividad de los equipos.

Tras analizar todo ello se hace entrega a la empresa las conclusiones mediante consejos y recomendaciones para implementar, potenciar y maximizar estos nuevos entornos inteligentes y nuevos modelos de trabajo.

El entorno de trabajo, en especial el puesto de trabajo, está cambiando internacionalmente, y España no es un país aparte que no le afecte.

Estos cambios se verán cada vez más a partir de este próximo septiembre, ya que los avances en la tecnología, un cambio generacional de líderes (no de jefes) y las diferentes formas en que las empresas se ve obligado a trabajar de cara con sus clientes, los cuales están cambiando sus hábitos a causa del confinamiento, y que seguirán aplicándolos en el post-confinamiento, que están impulsado la necesidad y la demanda de un nuevo tipo de puesto de trabajo más eficiente e inteligente.

Para poder ir al ritmo de los clientes, de los nuevos comportamientos ya se empezaron a entrever desde mediados de 2019 y, debido a la pandemia, se ha incrementado en demasía rapidez durante la pandemia y ahora, en el Post-confinamiento, va a tener una mayor incidencia la Digitalización por parte de los clientes y compradores compulsivos.

Es por ello que la mayoría de Pymes europeas, y España debe afanarse en coger este ritmo, están rediseñando y digitalizando sus entornos, modelos y prácticas de trabajo con el objetivo de mejorar la productividad, satisfacción, compromiso y rendimiento de sus empleados.

Las empresas deben empezar a concienciarse en que tienen que gestionar las expectativas de sus trabajadores, con una composición de profesiones, especializaciones y talentos cada vez más diversos, por lo que deben abandonar la base de la antigua cultura empresarial y crear una cultura corporativa que comunique los valores de la empresa hacia el cliente, pero a través de los trabajadores.


Strolabi y el análisis de Smart Workplace en tu empresa
Es muy importante tener en cuenta y reconstruir, “Transformar”, los diferentes elementos que componen los Smart Workplace, que no sólo incluye la el diseño del espacio y tecnología del puesto de trabajo digital, sino también las políticas de trabajo flexible y, especialmente, la brecha entre las expectativas depositadas por los empleados y lo que ofrece la compañía.

Desde Strolabi realizamos estos análisis e informes, ofreciendo las recomendaciones y sugerencias a las empresas que desean actualizarse a la “nueva normalidad” y a la nueva cultura empresa-cliente que está llegando como un tren de alta velocidad, sin parada en apeaderos ni en estaciones intermedias. Y esto se traduce en el diseño de mejoras para crear Smart Workplace, tanto para trabajadores internos o in situ, como teletrabajadores externos o a distancia, y satisfacer las necesidades cambiantes del mercado.

Share

Como será la Ley del Teletrabajo

Todos hemos visto como ciertas áreas tecnológicas están sin legislar y es un caos a la hora de llegar a acuerdos entre los trabajadores y la patronal, así como los abogados y jueces si se llega a mayores.

Pero por motivo de la Pandemia sufrida y que en algunos de los países más representativos de uso de la tecnología, y que ha habido de todo y a todo se le ha llamado “teletrabajo”, como ya es sabido se está generando la ley para regular el teletrabajo y que no continúen los desmanes y desaciertos en esta forma de trabajar.

Realmente ya llevamos casi 20 años (y en algunos casos llevamos incluso más años practicándolo), pero era casi un total desconocido para la inmensa mayoría de empresas y, más desafortunadamente, para trabajadores de cierto estatus o con puestos relevantes a realizar el trabajo desde fuera de la oficina.

Y ahora, aunque conocido, las informaciones contradictorias, tanto por gente que no sabe de lo que habla, como por los que desean hacer creer a otros que dominan el tema, más los que les interesa desconcertar a los clientes para llevarse el gato al agua, nos encontramos con una confusión sobre lo que es y lo que no es, lo que se debe hacer y lo que se permite hacer, que afortunadamente el Gobierno de España ha tenido que tomar cartas en el asunto y realizar los pasos para que se apruebe una ley que lo legisle mínimamente.

Estamos en el punto del anteproyecto de ley, sobre el que se realizarán modificaciones “políticas” de matices, más que de cambios sustanciales.

El texto del anteproyecto establece que las empresas deben pagar “en su totalidad” los gastos derivados de esta actividad laboral, tanto los directos como los indirectos.

Otro punto que es considerado como indispensable es el que el trabajador tendrá derecho al horario flexible. Aunque esto está intrínseco en el Tele Working, se deja claro para evitar interpretaciones hacia el Remote Working o el Smart Working, los cuales tienen un sistema de horario más espartano.

Diferencias entre Teletrabajo y Trabajoa Distancia en el anteproyecto de ley

Lo primero que llama la atención es que la ley no es realmente sobre el teletrabajo, ya que da error a confusión, sino que la ley realmente es sobre el TRABAJO A DISTANCIA.

A parte de que los gastos derivados por el trabajo a distancia correrán a cargo de la empresa, respecto a la flexibilidad horaria, la ley indica que el trabajador, previo pacto con la empresa, podrá “alterar” su jornada, pudiendo empezar y terminar como se determine, aunque la ley pone límites ya que debe respetar la normativa vigente sobre los tiempos de disponibilidad del trabajo,

El nopmbre oficial de la ley es “Ley de Trabajo a Distancia”, como he indicado antes, y lo primero que hace esta ley es diferenciar y definir la diferencia entre Teletrabajo y Trabajo a Distancia.

Según esta ley, Teletrabajo es “el trabajo que se realiza mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicaciones”. Mientras que Trabajo a Distancia es “el trabajo que se realiza desde el lugar que elige el trabajador durante la jornada laboral o parte de ella, diferente al puesto de trabajo in situ en la empresa”

Puntos destacados de la Ley

A parte de diferenciar entre Teletrabajo y Trabajo a distancia (aunque son similares), también hay que destacar otros puntos de interés.

Voluntariedad.

De momento el trabajo a distancia no es obligado, pero si voluntario y optativo para el empleado, que debe estar reflejado en un acuerdo laboral por escrito entre este y el empresario. Este acuerdo deberá incluir el inventario del material necesario para desempeñar correctamente esta función, un documento de compensación de todos los gastos directos o indirectos, el horario, el centro de trabajo al que el trabajador estará adscrito y los medios de control que utilizará la empresa.

Elección de horario.

El artículo 13 de este anteproyecto indica que entre trabajador y empresario se podrá pactar el inicio y finalización horaria de trabajo, así como los tiempos de descanso establecidos por ley. Pero de la misma forma que la ley evita que el trabajador pueda realizar más horas que un reloj, también evita que el trabajador pueda aprovecharse de la empresa, ya que dentro de esta flexibilidad, deben incluir todas las horas que debe realizar el trabajador, se diaria o semanal, así como los días de trabajo.

¿Quién paga los costes?

Aquí el anteproyecto es muy claro: no puede suponer un gasto directo o indirecto al trabajador, por lo que los equipos, herramientas y medios vinculador con su desempeño laboral debe ser suministrado por la empresa. Aunque deja una puerta abierta para que pueda realizarse otras formulas de compensación mediante complementos específicos en nómina.

Fuerza Mayor.

Debido a la crisis sanitaria que estamos sufriendo con la pandemia, a las empresas se les exige que cuando ocurran de nuevo circunstancias similares, incluidas las medioambientales que aún nos tiene que llegar, las empresas, en caso “de fuerza mayor”, deberán dirigir su esfuerzo al Trabajo a Distancia, en el 60% de la jornada.

Desconexión Digital.

El derecho a la desconexión digitales la limitación al uso de las tecnologías estrictamente en horario laboral legal, para poder garantizar los tiempos de descanso y vacaciones de los teletrabajadores. Esta desconexión está garantizada en España en base a la ley de protección de datos personales y garantía de derechos digitales. Pero el anteproyecto va más allá, puntualizando sobre los derechos de los teletrabajadores, ya que esta establece taxativamente “el deber de la empresa de garantizar la desconexión conlleva una limitación absoluta del uso de los medios tecnológicos de comunicación para el trabajo durante los periodos de descanso”.

El objetivo primordial de este punto de la ley es la de evitar el Smart Working (trabajar desde cualquier sitio y en cualquier momento) por las empresas, ya que se considera demasiado desproporcionado y sin control alguno para el trabajo que debe realizar cualquier teletrabajador.

Igualdad.

Se deberá vigilar especialmente que el Trabajo a Distancia no genere desigualdades de cualquier tipo, ya que los que se encuentran trabajando fuera de la oficina deben tener los mismos derechos que quienes acuden físicamente a la empresa. Por ello se hace hincapié en que “no sufrirán perjuicios en sus condiciones laborales, incluyendo retribución, estabilidad en el empleo y promoción profesional”, así como tener al día los protocolos contra el acoso.

Share

LOS 5 ESTADIOS DEL TRABAJO A DISTANCIA

Cuando hablamos de trabajar a distancia, la gente piensa rápidamente en el palabro Teletrabajo”, como representación en castellano de la traducción Lejos (Tele) y trabajo.

La realidad difiere bastante en matices tecnológicos.

Más que matices, en forma de trabajar mediante la tecnología.

Si hablamos de trabajar mediante trabajo remoto (remote wotking), smart working o teletrabajo (tele working), a la mayoría de personas se les pone una cara de estar preguntando si hemos comido algo que nos ha sentado mal, ya que para ellos es absolutamente nuevo diferenciar estar tres partes, o porque les han explicado conceptos de uno a cambio del otro.

En el artículo sobre el trabajo remoto y teletrabajo, ya se ha indicado las diferencias principales entre estas dos modalidades, y el Smart Working (trabajar desde donde sea y en el momento que sea), está siendo mal interpretado y mal “utilizado”, ya que las empresas lo utilizan como sinónimo de “trabaja para mi más de 10h al día”, y no, no es eso…

Según un informe que el Gobierno de España emitió por TV a finales de junio, el 34% de las empresas tienen algún método de trabajo remoto para sus teletrabajadores. Pero también nos indican, sin especificar el porcentaje, que la gran mayoría de los trabajadores de todas estas empresas sólo realizan el Remote Working, o sea en el 1er estadio del teletrabajo (se calcula que más del 90%).

Y la mayoría de ellas apenas hacen esfuerzos empresariales por mejorar las condiciones para que el teletrabajador sea más eficiente y mucho más productivo.

¿A qué deben aspirar tanto empresarios como empleados?

Para poderlo entender, deberemos atender a lo que nos dice Matt Mullenweg, creador de WordPress y actual CEO de Automattic. “El teletrabajo puede dividirse en 5 niveles en función de la autonomía que la empresa proporciona a sus trabajadores […] por lo que la empresa debe aspirar a alcanzar el nivel 5, el nirvana del trabajo a distancia, en el que los trabajadores son sumamente efectivos sin esfuerzo y la plantilla trabaja mejor a distancia que de forma presencial””

Distingue claramente la diferencia entre Remote Working y Teleworking, pero en cambio no habla para nada de Smart Working. Es más, en algunas ocasiones ha comentado que el Smart Working es un paso atrás respecto a los trabajos en remoto.

Y creo que debe saber un poco más del tema que muchos de nosotros, ya que posee una empresa con 1.200 trabajadores y sin ningún centro de trabajo ni oficina; todo mediante Teletrabajo .

El Teletrabajo puede dividirse en 5 estadios en función de la autonomía que la empresa proporciona a sus trabajadores.

Llegar al estadio 5 es el objetivo de todo responsable de área, ya que en este estadio los trabajadores telemáticos son efectivos por encima de la media y sin esfuerzo, creando equipos que trabajan mejor; al trabajar a distancia el estrés tanto de compañeros como de jefes se diluye al encontrarse en un ambiente controlado por el propio trabajador.

Cuando nos explotó en la cara el confinamiento por causa de la pandemia del coronavirus, las empresas tuvieron que improvisar protocolos para que sus trabajadores pudiesen realizar trabajo en remoto, ya que por norma general, las empresas no lo tenían contemplado o sólo utilizado para cuanto un comercial o un ejecutivo tenía que salir de viaje.

A estas alturas, mas que les pese a los detractores del teletrabajo o a los que no saben adaptarse y quieren que todo sigua “como siempre”, con “la normalidad de toda la vida”, trabajar desde casa se ha demostrado beneficioso para las empresas.

A los empresarios que no se han acostumbrado al trabajo a distancia de sus trabajadores, no le gusta utilizar el término “trabajo en remoto”, porque para ellos es sinónimo de que el sistema de trabajo que han visto toda la vida, el presencial, está desapareciendo y piensa que no podrá controlar al trabajador para que trabaje y “se gane su sueldo” desde fuera de las instalaciones de su oficina, sino que suelen decir que sus trabajadores realizan trabajo repartido o distribuido (Distributed working).

Los 5 estadios del teletrabajo                                 

Los 5 estadios se distribuye en una pirámide, en la que en la parte inferior, más amplia, está el estadio con teletrabajo inexistente, y en la superior, más pequeña, está el estadio más avanzado, el que él denomina “el nirvana”, que van en función de tres conceptos básicos para el teletrabajo y que no pueden estar separados uno de los otros (experiencia, objetivo y autonomía), ya que son los motivadores de los trabajadores para que rindan y produzcan mejor y felices.

Los cinco estadios del teletrabajo
Fuente: Matt Mullenweg

Estadio 0

Engloba a todos los trabajos que solo se puede hacer en persona y en un espacio físico determinado, como son camareros, fisioterapeutas, policías, bomberos, dependientes y, por lo general, todos los trabajos que deben estar de cara al público. También se considera ubicado en este estadio a las empresas que no sesean que sus trabajadores puedan realizar teletrabajo, ya que creen que así se les puede controlar mejor para rendir más.

Desgraciadamente es donde se encuentra cerca del 70% de las empresas Españolas, aun cuando su trabajo sea exclusivamente de oficina.

Revisar y reconsiderar esta situación es un buen comienzo para entender la empresa de otra forma, sin perder su personalidad, su forma de trabajar, su visión, ni su misión, y pasar al siguiente estadio.

Estadio 1

Las empresas no hacen ningún esfuerzo para mejorar las condiciones para el trabajo a distancia. Sólo lo permiten en caso de emergencia en un momento puntual o, como en el caso de la pandemia, 3 ó 4 días máximo, pero sin equipo o tecnología adecuada para ello. El máximo permitido es la utilización del teléfono y el envío/recepción de mails, con los documentos realizados en remoto.

Esta forma de trabajar es el Trabajo en Remoto o Remote Working, ya que reciben y envían los trabajos exclusivamente por mail.

En este punto es donde está la inmensa mayoría de empresas que dicen que tienen teletrabajadores. Del 34% de empresas que dice el gobierno están realizando trabajos remotos, posiblemente sean poco más del 66% de ellas.

Estadio 2

Es el siguiente paso dentro de la evolución de la pirámide. Es en el que los empleados se coordinan el trabajo de oficina, conectados on-line. Ampliamente hemos oído que el 30% de las restantes empresas es donde están y donde los “muy entendidos” les están aconsejando. Estas empresas están utilizando herramientas como Zoom y Microsoft Teams, para que los equipos estén conectados y puedan coordinarse simultáneamente, mediante videoconferencias multiusuarios. Estos trabajos todavía están demasiado sujetos a los horarios rígidos de la oficina, y a tener programadas las actividades y las constantes videoconferencias por todo. La jornada laboral sigue estando repleta de interrupciones, ya no sólo por las que nos podamos encontrar en nuestro domicilio particular, sino por los mismos contratiempos que solemos tener en la oficina (las propias videoconferencias, llamadas de teléfono entre compañeros, consultas telefónicas varias s cliente…).

Esta forma de trabajar se asemeja al Smart Working (desde cualquier sitio y a cualquier hora), es el empleado el que tiene que poner los recursos, los jefes quieren controlar al teletrabajador incluso estando a distancia y ponen timings más rigurosos que cuando están en la oficina física, por lo que el teletrabajador debe seguir trabajando varias horas más al día, para tener el trabajo terminado.

El empresario no ve beneficio alguno al trabajo remoto y, en bastantes casos, se puede observar una bajada de rendimiento y productividad del teletrabajador.

Estadio 3

El nivel de este estadio, es cuando empieza a notarse los beneficios de trabajar en remoto. La empresa dota del equipo necesario al trabajador para que pueda realizar este trabajo remoto, para que pueda acondicionar un espacio adecuado en su casa.

Los procesos síncronos empiezan a desaparecer (el fin de las acciones programadas horariamente y que todo el equipo trabaja exclusivamente sobre él), y a ser reemplazados por procesos asíncronos (no programados y que el equipo puede estar trabajando con diferentes aspectos y trabajos independientes entre sí, a la vez), por lo que las abusivas y constantes videoconferencias, tanto multiusuarios como exclusivas con un único compañero o con el jefe, empiezan a ser sustituida mediante comunicación escrita por medio de mensajería interna.

También empiezan a aparecer el trabajo en documentos compartidos on-line, realizados con Microsoft Office o con Google Doc, para que los participantes en una video conferencia multiusuario mediante Zoom o Microsoft Teams, puedan tomar notas sobre él en tiempo real, y sin eliminar lo que otros compañeros puedan estar escribiendo a la vez.

Esta forma de trabajar es el Teletrabajo o Tele Working más esencial.

Si hablamos a nivel del Gobierno de España, es donde sitúa la “nueva Normalidad” y el borrado de la ley que se está terminando de pulir sobre teletrabajo.

Actualmente de las empresas que hacen Tele Working son prácticamente el 4% restante que estén en este estadio.

Estadio 4

El teletrabajo empieza a ser muy productivo y supone el abandonar definitivamente las comunicaciones síncronas.

Cada teletrabajador puede organizar su jornada como mejor le vaya. Es el momento de empezar a buscar a trabajadores acordes con el puesto necesario, sin importar su ubicación (ciudad, comunica autónoma, país, continente).

La confianza entre jefe y trabajador es fundamental, y la evaluación del trabajo no será en como ni cuando lo hace, sino en función de lo que hacen, del resultado final.

En este estadio las decisiones son mejores y más meditadas. También permite a todos los miembros del equipos a participar, no sólo los más extrovertidos o los que desean destacar por encima del resto, y que todos se impliquen en las conversaciones y las soluciones importantes.

Los recursos tecnológicos con los que dota la empresa a los teletrabajadores son los mismos que el trabajador tendría en su puesto en la oficina, por lo que el teletrabajador puede trabajar de una forma fluida.

Esta forma de trabajar es Tele Working, tal como los diferentes entendidos internacionales dice que empieza a ser muy efectivo.

Pero del 34% que dice el Gobierno que hacen teletrabajo, a duras penas llega al 0,05% las empresas que dotan a sus teletrabajadores con estos recursos y esta confianza. Y la mayoría de estos, suelen ser los ejecutivos de las empresas y no el resto de empleados de los equipos de trabajo.

En estos porcentajes no entran i las multinacionales extranjeras, ya que un buen número de estas están en este estadio o en el anterior.

Estadio 5

Estadio en el que los teletrabajadores son sumamente efectivos y cada uno de los equipos trabajan mejor a distancia que en forma presencial.

Es cuando “todos en la empresa tienen tiempo para el bienestar y la salud mental”, cuando todos aportan lo mejor de sí mismos, por el puro placer de hacer las cosas bien hechas, y empiezan a tener altos niveles de creatividad que les llevará a la realización de los proyectos mejores.

Sobre este estadio no tengo ni datos y previsión de las empresas que puede estar haciéndolo en España, pero no creo que más de 2 ó 3 grandes empresas, y estas deberán estar en estrecha relación en alguna que otra job venture con empresas extranjeras.

Esta forma de trabajar es Tele Working más avanzado, el que aprovecha al máximo los recursos de la empresa.

Lo que está claro es que en España la inmensa mayoría de las empresas están en los estadios 0 y 1. Algo que el Coronavirus ha evidenciado como una realidad, por lo que el suspenso lo tenemos asegurado.

Y el retorno a la “nueva normalidad” también evidencia que esta inmensa mayoría de empresas no se están concienciando que todo el mundo laboral, no sólo en España, ha cambiado y que los esquemas antiguos presenciales de oficina se están demostrando como poco fiables y de poca productividad.

La nueva ley del gobierno intenta obligar a las empresas, en especial a las grandes y medianas empresas, a dar el paso definitivo del estadio 1 al 2 para poder ser competitivos en la nueva anormalidad en la que muchos países como Alemania, Inglaterra y Francia (por poner los más allegados europeos) ya se están dando prisa en apostar por el Teletrabajo en estadio 2 y 3, en especial para contratar a gente con el talento y la experiencia que necesitan, sin necesidad de que estén ubicados en las inmediaciones de su empresa y ni tan siquiera en su propio país.

El Internet de hoy nos trae al trabajador a la oficina, desde donde este, actualmente ya no nos lleva el trabajo a casa.

Share

Transformación Digital Post Confinamiento.

La Transformación Digital es algo más que el símbolo de la creciente digitalización del Todo: de documentos, de servicios, de espacios físicos, de comunicaciones, de transformaciones, de hábitos de trabajo…

Demos la bienvenida a la nueva forma de trabajar

La llamada Transformación Digital realmente es la transformación de los viejos clichés de negocio, los viejos conceptos empresariales, en nuevas formas de hacer transacciones, de entender el consumo, de producir y, por consiguiente, de nuevos modelos de negocio y de relacionarnos, algo que durante la crisis sanitaria presente, y en especial durante el confinamiento, se ha podido vislumbrar e incluso palpar.

La Transformación ha evidenciado que no es algo tecnológico que se queda en el mundo tecnológico. Es donde confluyen diferentes dinámicas.

Antes del confinamiento mundial, empezaba a ser importante el estar atento a nuestro entorno, en especial al más cercano. Pero ahora, una vez nos han desconfinado, está muy claro de la importancia de escuchar, observar, ser perspicaces con lo que pasa en nuestro alrededor.

Más que nunca nos hemos alejado de la ignorancia y del desconocimiento. Estamos rodeados de puntos de acceso a toda la información, sólo debemos conectarnos y buscar. Debemos tener cuidado con la no-información, que deberemos contrastar desde varias fuentes de información, desde diferentes medios, y abandonar los “comentarios de pasillo” y, aun más que antes, dar como bueno los “me han dicho que…”.

La información fidedigna está ahí, para nosotros, ya que es inhumano, imposible, que lo sepamos todo.

Tu Empresa en el Mundo

Tu empresa o negocio, sea cual sea su modalidad, tamaño, estructura o su objetivo, no se encuentra aislada del resto de empresas de todo el mundo, es abierta (aunque te niegues a creértelo), incluso actuando sólo de manera local, sea a nivel ciudad o barriada.

En la actualidad, desde antes de verano del 2019, estamos viviendo unos cambios profundos, menos profundos y superficiales, evidenciados por la pandemia. Branding, movilidad, retail, diseño, marketing, delivering, parecen que tengan independencia unos de otros en cuanto a los cambios que les afectan, pero cada vez más nos damos cuenta que todo está ligado entre sí y el cambio en un campo influye directa e indirectamente en el siguiente campo.

Parece que la información global del cambio nos llega sesgada, sin trabajar, aparentemente alejada de la realidadde cada contexto de tu organización, de tu realidad de tu proyecto. Y al final parece, sólo parece, que nada se ajuste a las actuales necesidades de tu negocio. Pero todo está intrínsecamente unido, cada campo a área con otro que aparentemente no tiene relación en si mismo.

Si la empresa de logística se retrasa en una entrega, la fábrica de producción tarda el doble en fabricar las piezas y el distribuidos debe bajar precios para que la competencia no se les coma el terreno.

Cómo Strolabi te puede ayudar

No queremos que nuestros clientes se sientan engañados usando predicciones de futuros tan variables ni tendencias que pueden variar en semanas, ambas dictaminadas por personajes que sólo buscan el reconocimiento de su ego personal.

Para que un proyecto de Transformación Digital pueda llegar a buen puerto, o de cualquiera de sus partes de forma independiente (digitalización, renovación tecnológica, teletrabajo…), debemos tener claro el objetivo de tu proyecto, de tu organización o negocio, conociendo a los agentes y actores de vuestro entorno más cercano que pueden influir encaminándolo en una dirección o en otra.

Por ello, no se pueden usar estándares de sectores ni de tipos de empresa, ya que tu negocio es absolutamente distinto a otra de la competencia, y tiene personalidad propia, que determinará como será el proyecto y que necesitarás para que en un corto plazo puedas ver resultados, tanto directos como indirectos.

Share

Compensación de las empresas al Teletrabajo

El Ministerio de Trabajo  quiere regular el teletrabajo para que, entre otras cosas, las empresas compensen al trabajador que están teletrabajando fuera de la oficina y usando recursos personales.

Según el ministerio “se trata de proporcionar regulación suficiente que dé respuestas a las diferentes necesidades (…) y un marco de derechos que satisfagan el principio de igualdad de trato en las condiciones profesionales, en especial la retribución incluida de la compensación de gastos, la promoción y la formación profesional, el ejercicio de derechos colectivos, los tiempos máximos de trabajo y los tiempos mínimos de descanso, la distribución flexible del tiempo de trabajo”

Y ya han saltado las protestas, en especial por los empresarios que no practican el teletrabajo con sus empleados, no saben realmente lo que es, o/y han estado mal asesorados.

Las protestas, las voces en alto y los golpes en la mesa, han venido de empresarios y asesores que aconsejan a sus clientes, que utilicen el trabajo remoto, aunque lo llaman Teletrabajo (porque actualmente el palabro vende), para que sus trabajadores puedan estar trabajando “en negro” desde casa, y cobrando un subsidio de algún tipo, o haciéndose pasar por autónomos.

O porque les es más cómodo para poder descontar sueldo en un futuro inminente, cosa que nadie queremos que esto no suceda.

Pero tengamos muy en cuenta que el Teletrabajador utiliza sus recursos personales para este tipo de trabajo en mucho de los casos: SU ordenador de casa, SU conexión a internet, SU impresora, y el resto de SUS recursos.

Esto tiene un desgaste y la empresa debe compensarlo, es lógico, como lo que se hace con el vehículo particular de un comercial, que la empresa paga un plus por desgaste, gasolina y mantenimiento (o debería), ya que esto es por convenio y por ley.

Pero tengamos en cuenta que el trabajo remoto es la parte más económica que le puede salir a un empresario, cuando tiene trabajadores desde casa. Pagar la conexión a internet para el envío y recepción de los mails con los trabajos a hacer, o la conexión esporádica semanal, quincenal o mensual a una video conferencia gratuita, no es un coste considerable para la empresa, más teniendo en cuenta que sólo deberían pagar la parte proporcional del uso de internet por parte del teletrabajor por el envío y recepción de esos mails.

Por una cantidad ínfima de incremento en el sueldo no es el motivo de la protesta, aunque así lo hacen.

Lo primero que se debe tener muy en cuenta saber que es realmente el Teletrabajo, ya que el envío de la faena por mail no lo es.

Si queremos que el trabajador no se queme y sea productivo, debemos regular el tiempo de trabajo que debe realizar, no excediendo en ningún caso de las horas estipuladas diaria y semanalmente por el gobierno y convenio.

Esta parte es sencilla de regular (bueno, si el empresario quiere o se lo imponen), y así evitamos jornadas reales de 10h diarias de los trabajadores en remoto.

Lo que debe asumir el empresario es el resto de recursos que este teletrabajador necesita para su día a día. Y no es el Trabajo Remoto de lo que hablamos, sino del Teletrabajo, que es realmente un gran avance para las pymes respecto a la productividad de los trabajadores que pueden hacer esta modalidad.

La empresa debe empezar a cuestionarse el que debe tener que suministrar una serie de recursos al teletrabajador, o debe compensar económicamente el uso de los recursos personales de este. Aunque esta segunda opción es la más factible, por norma general no está regulada ni compensada económicamente, por lo que los trabajadores con talento que teletrabajan, terminaran buscándose otra empresa de forma relativamente rápida.

¿Qué Recursos debe tener el Teletrabajador?

Esta parte es relativamente fácil de determinar, dependiendo de su función, trabajo a realizar y su movilidad.

A falta de poder ver las necesidades de cada caso (no, no son las mismas para todo el mundo, ya que difieren poco o mucho, dependiendo de su puesto de trabajo), podemos indicar los recursos genéricos para cada modalidad, “pueden” ser los siguientes.

Trabajo Remoto. En inglés  Remote working, es el tipo de trabajo en el que el teletrabajador es un usuario nómada, que no está en una oficina y suele estar en movimiento. Según el diccionario de Cambridge, dice “Una situación en la que un empleado trabaja principalmente desde su casa y se comunica con la empresa por correo electrónico y teléfono”. Y nada más.

Este tipo de trabajo es el mal denominado Teletrabajo y el más utilizado actualmente en España.

Según el gobierno de España, se calcula de que el 34% de los trabajadores (unas 730 mil personas, de los más de 22 millones de trabajadores), han seguido con sus quehaceres desde casa durante la las fase 0, estimándose que más del 80% han estado trabajando en estas condiciones (sobre los 580 mil trabajadores).

La empresa debe proveer al trabajador de un ordenador  (los podemos encontrar desde 200,- €), una conexión a Internet (por 35,- € mes, lo más básico de 30 Mb), un móvil o teléfono fijo (incluido el precio en la conexión a Internet) y acceso al correo de empresa.

Evidentemente el Trabajador Remoto suele tener en su domicilio todos estos elementos, por lo que la empresa debe compensar el uso de su material particular por el su uso, el desgaste y el mantenimiento.

Teletrabajo. En Inglés Teleworking, aunque también es llamado Telecommuting en Estados Unidos, es la modalidad por la que el usuario está en una ubicación física fuera de la oficina, aunque conectado a ella, como si no se hubiese desplazado. Según el diccionario de Cambridge, dice “La actividad de trabajar en casa, mientras se comunica con su oficina por teléfono, correo electrónico o internet”.

En esta modalidad, el usuario se conecta al servidor de la empresa, que lo ideal es que esté en cloud, para poder disponer de todos los recursos, como es información (conexión a ERP y/o  CRM, documentos…) que normalmente puede disponer si está físicamente en las oficinas.

Actualmente no hay ni el 20 % de teletrabajadores en España  que lo están utilizando (unos 140 mil trabajadores).

La empresa debe proveer de lo anterior indicado en el Trabajo Remoto, pero el trabajador debe tener una zona habilitada para este trabajo (no suele servir la mesa del comedor), lo más parecido a un despacho de trabajo. Si la empresa “obliga” a realizar este teletrabajo, lo ideal sería el mobiliario de este despacho corra a cargo de la empresa, o compensar económicamente el uso del material particular del trabajador.

Si el trabajador está muy alejado de la oficina, como en otra ciudad, comunidad autónoma o país, un coworking suele ser lo más económico para la empresa y, en muchas ocasiones, muy cómodo para el teletrabajador.

Con esta modalidad de trabajo, aparte de no perder tiempo en los desplazamientos a la oficina, el usuario no pierde tiempo de espera en recibir trabajo ni en que sea este supervisado.

Otra de las ventajas de este trabajo es la flexibilidad horaria, ya que se le suele pedir que haga las horas laborales preestablecidas, pero sin un condicionante de inicio ni finalización. Suele ser más un trabajo por objetivos o proyectos, que por horas trabajadas.

Está demostrado que la productividad del trabajador aumenta entre un 10% y un 25%.

Smart Working. Aunque lleva más de 10 años entre nosotros, es el nuevo descubrimiento de muchas empresas. Denominado “Trabajo Inteligente” hace referencia a aprovechar el potencial de las telecomunicaciones para los trabajadores lejanos.

Hasta hace poco sólo era utilizado por multinacionales o grandes empresas, para tener en nómina a trabajadores con un alto nivel de talento, sin importar su ubicación geográfica. Por lo que es habitual estar en contacto permanente entre estos trabajadores de otros continentes, codo a codo, en proyectos con compañeros de equipo de Barcelona, Madrid, Sevilla… por poner ejemplos.

Esta modalidad de trabajo es la más acertada en muchos de los casos, pero curiosamente no llega ni a 10 mil trabajadores en toda España que lo esté utilizando.

Por norma general los teletrabajadores que usan esta forma de trabajar, lo hacen por objetivos, por proyectos finalizados, y no por horario, ni fijo ni flexible.

No sólo deben tener todos los recursos que la empresa puede ofrecer como en el anterior caso, sino que deben estar, en la mayoría de los casos, conectados 100% con las oficinas, mediante teléfono ID de marcado rápido (como si estuviese en un despacho dentro de las oficinas), conexión constante de videoconferencia, conectado a la telefonía y con conexiones múltiples (Office 365 lo tiene incluido en su licencia) y mensajería interna, para mensajes de texto rápidos.

Todo esto, incluyendo lo indicado en el Teleworking, debe ser suministrado por la empresa, en espacial las licencias de los programas de comunicaciones.

Y en el caso de que sea el usuario el que lo ponga a modo personal, será por cuenta de la empresa que lo compense mensualmente.

Con esta modalidad se consigue una productividad del trabajador por encima del 20%, llegando en algunos casos hasta un 40% que el realizado si se hiciera en las oficinas. Hay que tener en cuenta que se evitan distracciones y los “yaque” (ya que estas aquí, puedes hacer…), que hace que duplique o triplique el tiempo de ejecución de los proyectos en curso.

Resumen

En este caso el resumen es bien sencillo: es la empresa la que debe proveer de todos los recursos necesarios a los tele trabajadores, o si los pone el teletrabajador, compensárselos mensualmente.

Lo único que se requiere es que la empresa se conciencie en que debe determinar que nivel de implicación desea ofrecerle al trabajador y el tipo de trabajo que quiere que realice, si por trabajo realizado, por horario o por objetivos.

Share

Era Post-digital, después del Gran Confinamiento

Nuestra querida Elisabet Roselló, Asesora en Postfuturear que nos ha ayudado en más de una ocasión, está sacando una serie de artículos para hacernos pensar sobre lo que nos viene desde ahora hasta finales del 2021, o mediados del 2023

Y las empresas, en especial las Pymes, si no se paran a pensar y preparan para el peor escenario, lo van a pasar muy mal.

Todas las previsiones de qué iba a pasar antes de aparecer la Covid-19, e incluso las que dibujaban un futuro “cierto” después del confinamiento, auguradas por los gurús, pseudogurús, snobs y vendehúmos,  de la economía y mercados tecnológicos, se han desmoronado en el transcurso de la pandemia,del obligado confinamiento mundial que estamos sufriendo.

La Transformación digital se ha desacelerado y, en estos momentos, no se sabe en que se transformará. Ni si se transforma en algo diferente.

Las empresas ahora quieren un sistema que funcione, bien o regular, pero con resultados a corto plazo (incluso a plazo inmediato).

Básicamente más que transformar la empresa digital y culturalmente, lo que el gerente de la Pyme quiere es no llegar ni a la digitalización, y mucho menos a la renovación tecnológica, buscando y solicitando sólo lo que necesitan para mañana o, como muy lejos, para dentro de 15 días (y ahora ese tiempo es demasiado largo para las pymes).

El Trabajo Remoto, mal llamado Teletrabajo (porque el nombre vende), no está dando el resultado esperado, ya que los plazos de entrega de trabajos no se cumplen.

Los  motivos son bien simple:

– Trabajadores con un ERTE, pero trabajando en negro para la empresa (con la amenaza del despido post-confinamiento), pero sin cobrar el trabajo “pirata” o debiendo esas horas a la empresa, aun sin cobrarlas.

– La mal llamada conciliación laboral/personal, no ha funcionado. Las empresas exigen que trabaje en casa, pero 10 horas al día (ya que no te desplazas, trabájame también ese tiempo), por el mismo precio, por lo que no tienen tiempo ni para el trabajo ni para lo personal.

– Las agendas no se ajustan a lo programado, por un mal cálculo de tiempos. Si esta la crea otra persona diferente al trabajador y no se sientan para poner puntos en común, es normal.

– Los trabajos realizados no son en tiempo real. El mal llamado Teletrabajo, se está realizando mediante envíos y recepciones de mails entre el trabajador y la empresa. Esto hace perder tiempos muy valiosos en los envíos y generan tiempos de espera innecesarios,para su aprobación y supervisión, y no contabilizados en las agendas.

– Muchos trabajadores, no acostumbrados a autocontrolarse, se relajan. Un buen ejemplo es el contante recordatorio que tenemos por las RRSS y Telebasura nacional, de que “todos” vamos en pantuflas y pijama, (o chándal en el mejor de los casos).

Este tema del post-digital suele ser muy polémico, en especial entre los pseudogurús y los vendedores de humo, que no quieren reconocer que se han equivocado, que nunca han tenido la previsión del mundo real, ni han sabido, ni saben ni quieren saber adaptarse al mundo cambiante, y cada vez más rápido, ni a las necesidades reales de las empresas, cada vez más personalizadas. Un mundo que en cuanto llega una hecatombe de dimensiones nacionales o internacionales, como la actual pandemia, deshace todo lo que se había previsto y a ciertas mentes “privilegiadas” no les entra en la cabeza.

Hace poco leí “Los pseudogurús y vende humos de la Transformación Digital, los que aun a día de hoy no saben en que consiste realmente esta transformación, […], los que nos intentan convencer que un Teletrabajo es enviar y recibir mails desde casa y, de vez en cuando, hacer una video conferencia con el jefe para que vean que trabajamos, los que han liado a los clientes y los han tenido confundidos o les han hecho comprar equipos y servicios innecesarios, los que han conseguido que las empresas no crean en los consultores, los que nos han hecho perder muchas oportunidades de negocio reales al liarla tanto, ahora dicen que el sector está muerto y que ellos se deben reinventar”.

O sea, que ni se molestan en buscar soluciones a esas empresas, además inmersas en la crisis que nos ha llegado. Solo saben poner la mano para cobrar por no hacer nada, por sacar humo por su boca,  y cuando todo se complica, esconden la cabeza bajo tierra.

Esta temática suele levantar pasiones o ampollas (o ambas a la vez), pero en estos momento buscar responsables de lo que ha pasado (que Trump se esfuerza exageradamente en culpar a los chinos, pero no hace nada por su país, es el ejemplo más claro), o hacer cábalas sobre lo que pasará en 6 meses, no es previsión ni visión de futuro, es una narrativa de ciencia ficción al más puro estilo de Cubric.

¿Cómo ha cambiado la relación de tu empresa con lo online?

Debido al confinamiento en España, y el mundial, pero ese nos pilla un poco lejos (por el confinamiento, se entiende), se han podido ver nuevos comportamientos laborales, acertados y no acertados.

La mayoría respondían sólo a la situación de confinamiento, de parón económico (aunque las empresas de material sanitario y las de distribución no han podido parar), en la que nos hemos tenido que ver sumidos obligatoriamente y no por qué nos los diga un gobierno, sino porque lo impone una enfermedad virulenta y mortal.

Estos comportamientos, aun sin aventurarnos sobre que dirección tomará el presente en el que estamos, está claro que pueden quedarse y evolucionar de maneras que ahora mismo no podemos pensar.

El Trabajo Remoto, el Teletrabajo y el Smartworking (diferentes fórmulas de trabajo sin pisar la oficina de la empresa), que alguno lleva más de 20 años entre nosotros, han llegado con fuerza y de forma obligada, para quedarse definitivamente, más le pese a más de un empresario.

Pero si estos empresarios reacios se parasen a pensar en que les beneficiaría, o que algún Consultor auténtico (y no los vendehúmos que nos solemos encontrar), se lo explicase con la paciencia que un profesor explica a un niño para que sirven las matemáticas, entonces, dejarían de ser reacios y encontrarían en él a un aliado para encontrar una nueva fórmula para ser más productivos que su competencia.

Durante el confinamiento se ha demostrado, con creces, que una empresa no necesariamente debe paralizarse si el trabajador debe quedarse en casa. Evidentemente si estamos hablando de una empresa de manufacturas, como por ejemplo SEAT, la producción se parará. Pero otras empresas en las que sólo con trabajo de oficina o de intermediario, está claro que han seguido produciendo. Un par de ejemplos claros han sido AliExpress y Ebay. Ni producen, ni almacenan, ni distribuyen, sólo hacen de intermediarios, aun haciendo Teletrabajo (del de verdad), no sólo no han parado de facturar, sino que debido a las necesidades y pedidos de sus clientes, han aumentado sus beneficios y han conseguido que mucha gente que no confiaba en ellos, ahora no quieran ir a las tiendas a comprar: lo piden y se lo traen a casa en un tiempo razonablemente corto.

¿Qué es Post-digital?

Antes del confinamiento, antes incluso de saber que teníamos una epidemia en casa, el llamado “Futuro Digital”, que tan ampliamente se ha hablado (y no sé porque aún hay quien sigue con este discurso), se definía como una nueva área tecnológica  emergente, apostando por que iba a ser el motor del cambio humano, con la inteligencia artificial, el 5G, la realidad aumentada, la realidad virtual, el blockchain, la robótica y las biotecnologías.

Con el Covid este relato de perspectivas halagüeñas de futuro se han desdibujado y se han cuestionado desde la primera semana, más aun si cabe.

Cuando se menciona “post-digital”, no debemos pensar en que lo digital se ha superado o que se está sustituyendo por otra cosa. No.

Es un concepto que aparece en estudios sociales que llega desde principios de la década del 2010, que se observó que lo digital ya no representaba todo lo que era futuro en el ideal colectivo, sino que se había convertido en “normalidad”.

En la “nueva normalidad” que tanto escuchamos y que muchos “iluminatis” quieren hacernos creer que es otra cosa o que es un invento de gobierno para controlarnos.

Con el post-digital empieza a desaparecer las distinciones evidentes entre lo on/off, lo físico/pantalla, y empieza a quedar relegado a “batallitas del abuelo”, a la nostalgia y a una cultura ya pasada.

Pero ya hay gente que empiezan a preocuparse por otros aspectos que conlleva esta nueva visión de lo digital: la preocupación por la privacidad, la economía de datos y la vigilancia y control en clave comercial.

Por ello la creencia de que la tecnología iba a ser el motor principal del cambio (lo mal llamado digitalización), está demostrando no ser cierto y cada vez más es cuestionable.

¿Qué está evolucionando a día de hoy?

Las redes sociales como Facebook, siguen desplegando nuevas funciones, herramientas y entornos de RA. Muy posiblemente, más adelante, volverán a recuperar la línea Blockchain que inicio poco antes del confinamiento mundial.

Las plataformas de streaming, videoconferencias y salas de reuniones virtuales, desde que se ha iniciado el confinamiento, no sólo tienen buenas expectativas, sino que ya se habla de que evolucionaran hacia el teletrabajador móvil.

Las IAs llevan años entre nosotros y siguen siendo muy atractivo para las inversiones, aunque también se invierte y mucho, en sistemas de control, no sólo los sistemas que últimamente hemos estado viendo del control de pandemia (temperatura, distancia  entre personas…), sino también en gestión empresarial, finanzas…

Pero la brecha digital también se ha convertido en una brecha social. La diferencia socioeconómica se nota (y notará cada vez más), en el trabajo o los estudios a distancia, ya que los grupos con menos ingresos, recursos o conocimientos, tendrán más dificultades para poder acceder y, por ende, subir de status social. Y ni hablar si quiera de las dificultadas de conciliar el trabajo desde casa y el cuidado de los más pequeños o con necesidades especiales.

Si las expectativas de nuevos brotes de la pandemia en meses venideros se confirman, la evolución del trabajo remoto está asegurada. Pero también generará más distanciamiento entre la brecha digital, antes explicada, y la conciliación.

Esto conllevará al replanteamiento por parte de las empresas del modelo de cultura laboral que deberán seguir. Diferente para cada tipo de sector y trabajo.

¿Qué podemos hacer?

Podemos cruzarnos de brazos y esperar que el tsunami nos engulla, a ver si tenemos la suerte de mantener la cabeza a flote, o:

– Preparar estrategias generales con varios microescenarios posibles, con planes A, B, C, D…

– Pivotar la Propuesta de Valor y la Visión en subalternantivas viables.

– Hacer planes económicos, en base al peor de los escenarios, y sus preparaciones necesarias.

– Empezar a remodelar la cultura de empresa, a medio plazo, de cara a lo que “podría ser” en uno o dos años.

Share