Digitalización – Implicar en el cambio al equipo de trabajo

A menudo nos encontramos que la empresa debe realizar un cambio hacia la digitalización.

El CEO entiende que se debe realizar el cambio.

Pero el personal humano de la compañía recela cuando se les dice que tienen que hacerlo y se niegan a iniciar este cambio creando un boicot a las nuevas normativas y automatizaciones, responsabilizando de este rechazo a que “nada funciona”.

El motivo de esta negativa a realizar el cambio es porque los trabajadores entienden que esta digitalización le quitará su puesto de trabajo.

Ante esta posición, o para evitarlo de antemano, tenemos dos opciones:

a) Forzamos a los trabajadores a realizar el cambio, por lo que empiezan los problemas con la productividad que, por lo general, terminan en no realizar la transformación digital y, por consiguiente, degeneran en problemas económicos, perdidas de clientes, huida del personal con verdadero talento. Un caos.

b) Lo planteas como una mejora laboral, sin aumento de horas de trabajo y, sobre todo, una mejora de servicio hacia los clientes, que harán que la empresa crezca y se mantengan los puestos de trabajo.

Si optamos por la opción a)… “Meeeec  ¡ Error ¡”, ya que el CEO se enfada con el equipo humano de su empresa, empiezan las tiranteces, esto repercute en el servicio que los trabajadores dan al cliente, los clientes por este motivo y por la forma de trabajar anticuada se van a la competencia, por lo que la empresa empieza a tener pérdidas.

Si optamos por la opción b), debemos realizar un trabajo de equipo participativo.

Antes imponer el cambio, se debe exponer la posibilidad de realizarlo, consultando su opinión y analizando las negativas y recelos surgidos.

Se debe ir con transparencia, contando la verdad, la situación real de la organización y de como está el mercado respecto a la empresa.

No merece la pena ir con mentiras ni con secretos. Los trabajadores no son tontos y más pronto que tarde se dan cuenta de lo que pasa realmente, pueden entender que es una estrategia en contra de ellos y generar más recelo aún.

Se debe conseguir que los colaboradores quieran realizar el cambio, por lo que se debe exponer la situación de forma clara, el motivo del cambio, a donde se llegará con este cambio y las mejoras que a ellos les reportará.


El segundo paso es plantear que el cambio comporta una nueva escala de valores, en la que ellos deberán estar integrados y que sean ellos los que participen en la creación de estos nuevos valores.

Implicarlos en el proyecto hará que lo hagan suyo, estarán ansiosos por culminarlo y lo defenderán ante cualquier barrera que surja.

Los timings y procesos que se deben realizar, deben ser realizados por fases, paso a paso, pero realistas y realizables por todos los trabajadores.

Para que los tiempos de ejecución y los trabajos de los equipos vayan conjuntados, se debe implantar una nueva metodología de comunicación interna sencilla, con reuniones periódicas entre los equipos y entre los responsables de cada área involucrada. Si no se realiza este nuevo proceso de comunicación, la implantación de la digitalización puede hacerse eterna, muy costosa y llegar tarde para la empresa.

Una vez tengamos a todo el equipo humano volcado en la realización de la digitalización, nos daremos cuenta que la transformación digital está en marcha y, por muy poco más de esfuerzo, creando una empresa digital en la que los clientes quieren tenernos como proveedores.

En resumen. Para poder realizar la transformación de la empresa, detectar las necesidades actuales de la empresa es fundamental.

Implicar en el proyecto de forma transparente a todos los miembros de la empresa, desde el CEO hasta el becario de turno, es de suma importancia, ya que marcarán el nuevo rumbo y que todos defiendan los mismos valores. Estos valores son la base de la convivencia en armonía dentro de organización.


¿Tus empleados siguen teniendo miedo y recelo al cambio?

¿Quieres iniciar el proceso de transición digital?

¿No sabes que cambios necesita tu empresa?

Strolabi te ayudará a determinar los cambios digitales a realizar y a como exponerlo a tus colaboradores.

Share

Retos Comerciales B2B

En nuestro anterior artículo comentábamos que ahora que hemos despertado de la resaca del cambio de siglo, nos damos cuenta que estamos de lleno en el S. XIX, que la digitalización es necesaria y debemos estar al ritmo que marcan las tecnologías actuales. Que debemos delante estar junto con los otros mercados europeos y no en lo que fue en su día nuestra época dorada, hace 30 años.

Y también empezamos a darnos cuenta, demasiado lentamente, respecto al resto del mundo occidental (e incluso asiático), que no es una moda pasajera.

Ya indicábamos que un buen equipo comercial B2B actual es el que domina las herramientas digitales y las ventas telemáticas necesarias. Y que para ello debían pasar por 5 cambios imprescindibles para abrazar el paradigma de las ventas digitales.

Pero para poder realizar esos 5 cambios, el comercial se enfrenta a una serie de retos, que antes deberá solventar.

– El cliente es el centro. El primer reto es mentalizarnos en entender que el cliente es lo principal en nuestro negocio, y no el beneficio económico a toda costa. Todos los miembros del negocio, tanto internos como colaboradores externos, deben focalizarse sobre el cliente

– Adaptación. El mercado está en constante cambio. Nunca hasta ahora el mercado ha estado tan vivo, con tantos cambios tan rápidos. La capacidad de adatarse es tan importante como el de poner enal cliente en el centro.

– Habilidad. Debemos ser lo suficientemente rápidos para identificar las habilidades que se necesitan para el trabajo encomendado y poner la mejor actitud para realizarlo bien y llevarlo a buen término. Debemos anticiparnos en adquirir habilidades, antes de ser tarde para adquirirlas, ya que la oportunidad pueden pasar de largo, sin haber reaccionado o, tan siquiera, haber tenido la oportunidad de parpadear.

– Eficiencia. Tenemos que conocer la dimensión de la transformación a la que nos enfrentamos y escoger las herramientas necesarias para llegar a esa eficiencia. Las oportunidades no podemos dejarlas perder, ya que si no somos eficientes, nuestra competencia aprovechará esta oportunidad, gracias a su mejor eficiencia en las herramientas digitales.

– Focalizar. Una vez que tenemos puesto al cliente en el centro del negocio, nos hemos adaptado al mercado y somos lo suficientemente eficientes con las nuevas habilidades adquiridas, debemos focalizarnos, centrar nuestro esfuerzo empresarial en el cliente.

– Mentalidad Digital. Debemos abandonar la idea de que pensar de forma unidireccional (que B viene después de A y antes de C), si no que debemos empezar en pensar en multidireccionalidad (empezamos por A, pasamos por H, seguimos en D y, si es el caso, retrocedemos a C, para pasar luego a J). Debemos pensar que la estrategia de la empresa, el conjunto de las acciones es alcanzar el objetivo global de la Visión, por lo que las estrategias de cada departamento deben estar en plena comunión entre todos ellos. No podemos entender que cada departamento tenga un objetivo independiente del resto de departamentos de la empresa, como suele ser demasiado habitual en nuestros días.

– Valor Diferencial. Hasta hace bien poco, lo importante era el valor añadido al producto/servicio. Pero ese valor añadido, con diferentes minúsculos matices, es el mismo que tiene nuestra competencia. Debemos evolucionar a presentar un valor diferente, un servicio ya no con pequeños matices, sino que debemos hacer, ofrecer, un producto o servicio totalmente diferente a nuestra competencia, y que cubra una necesidad concreta y no genérica como hasta ahora, que solucione un problema real existente, y que no sea el cliente el que se adapte a la solución que hemos estado ofreciendo hasta ahora.

– Digitalización. El cliente tradicional hace años que ya no existe. Los clientes se han digitalizado o están en vía de digitalizarse. El resto de empresas que se niegan a digitalizarse, están en una agonía, más o menos lenta, más o menos rápida, camino a su propio fin existencial. Por ello debemos evolucionar hacia la mentalidad digital y, por consiguiente, ser eficaces con la digitalización.

En resumen, como ya se comentó en el anterior artículo, debemos poner en el centro de nuestro negocio, de los objetivos empresariales, al cliente y no a los beneficios económicos. Si el cliente está contento con nuestro servicio, seguirá comprándonos y eso conlleva a mayores beneficios económicos.

Con la digitalización tendremos toda la información a nuestro alcance, desde donde estemos, para dar soluciones a los problemas y necesidades reales de nuestros clientes, al momento, siendo este uno de los valores diferenciales que podemos ofrecer.

Todos los miembros de la empresa y en especial los comerciales, debemos tener habilidades tecnológicas, tener la adaptabilidad y una mente digital en constante observación, para poder anticiparnos a lo que el cliente pueda solicitarnos, para conseguir ser más eficientes y eficaces que nuestra competencia

Pero para ello debemos empezar a ser digitales y a digitalizarnos.

De lo contrario seguiremos siendo analógicos, en un mundo digital, informático y tecnológico.

¿Dejaremos que los clientes digitales, se vayan a nuestra competencia digital?

Share

Cambios para ser competitivos en el nuevo paradigma B2B

Estamos en 2022 y ahora parece que las pyme se han dado cuenta que estamos ya en el siglo 21.

Debemos concienciarnos que la gente de a pie, la gente como tú y como yo, estamos plenamente metidos en la digitalización. Y un ejemplo de ello es que estas leyendo este artículo desde un soporte digital y desde una red social como es LinkedIn.

¿Os creéis que vuestros clientes no hacen lo mismo?¿Os creéis que vuestros clientes no usan móviles, no se conectan a internet, no miran redes sociales, no usan el ordenador para pasar mails u ofertas a sus clientes’ ¿En serio lo pensáis?

Esto quiere decir que mientras las multinacionales internacionales, las grandes empresas y algunas grandes pyme (las más previsoras y las que miraban de cara al futuro), empezaron a entrar en el siglo 21 a partir de mediados de los años 90 del siglo pasado, el resto de grandes pyme y todas las demás pyme, llevamos 25 años de retraso.

Y no, el cambio de paradigma en los mercados, no es una moda pasajera. Una moda pasajera no lleva 25 años de singladura, sino que empieza y muere en un mismo año.

El mundo comercial se ha empezado a concienciar más en los últimos 2 años que en los 25 anteriores.

Un buen equipo comercial B2B actual es el que domina las herramientas digitales y las ventas telemáticas necesarias.

Este “buen equipo comercial” ha tenido que adaptarse en estos dos últimos años al cambio que hoy domina nuestros mercados. Este nuevo paradigma nos ha obligado a tener que aprender, adquirir nuevas herramientas y conocimientos digitales, nuevas habilidades comerciales digitales, como las telereuniones, si queremos seguir siendo competitivos.

Este nuevo/viejo paradigma (viejo porque lleva 25 años dando guerra), pasa esencialmente por 5 cambios necesarios. Realmente no es algo nuevo que no podáis leer en Internet, pero intentaré explicarlo con otro enfoque, espero que algo más clarificador.

1. On Line. Actualmente el mundo es híbrido, como se está leyendo constantemente en las noticias, y en las nuevas ofertas de trabajo. Es un mundo que ha pasado de todo presencial y a ser on-line+presencial. Debemos aprender a pasar de la eficacia de lo presencial a la eficiencia de lo digital. Y tiene visos de ir cada vez más a un 80 – 20% on-line Vs analógico a nivel mundial. Y España no debe, no puede permitírselo, quedarse atrás.

2. Clientes digitales. Los clientes disponen de mucha más información que hace 10 años. La conocida digitalización consigue que nosotros, tu y yo, la estamos utilizando constantemente para realizar parte o todo el recorrido del proceso de ventas conectados a las redes: buscamos, comparamos y compramos. ¿Crees que tu cliente no lo hace? Tenemos que concienciarnos que nuestros clientes no quieren en muchas ocasiones que le expliquemos el valor añadido que le podemos dar, ya o conocen. Los clientes buscan la solución a su problema/necesidad y quiere la mejor, nuestra o de nuestra competencia. Le da igual. Por ello no debemos marear al cliente y ser transparentes con nuestro producto/servicio.

3. Accesibilidad de nuestros clientes. Tener una accesibidad para nuestros clientes y que nosotros podamos tenerla hacia ellos, es lo más importante en estos momentos. El monocanal (sólo teléfono o sólo mail), es poco producente. El comercial actual debe ser multicanal (también denominado omnicanal) y dejar abierto todos los frentes de comunicación, tanto los tradicionales del monocanal como la web, las múltiples RRSS, comunicaciones punto a punto (por ejemplo whatsapp). Todo a la vez. Y todo de forma personalizada, sólo para él, de tu a tu, y no en comunicados masivos, sin saber a quien enviamos el mensaje, sinimportarnos de sus motivaciones ni sus preocupaciones. Buscar al interlocutor válido, conocerlo, y personalizarle la oferta o valoración, nos dará más posibilidades de cerrar la venta.

4. Push & pull.Un concepto de hace 25 años que empieza hoy en día tiene más fuerza y empieza a comprenderse, a ponerse en práctica a día de hoy. Debemos hacer que el cliente venga a nosotros con una mayor facilidad y frecuencia (push), que no tener que ir nosotros detrás de ellos de forma persistente para que no compre sin opción a comparar (pull), ya que esto último es contraproducente en estos momentos. ¿Qué os sucede ante un comercial persistente que te llama múltiples veces cada semana para ofrecerte un servicio nuevo de, por ejemplo, telefonía? Pues nuestros clientes opinan exactamente lo mismo. Y siguiendo con el ejemplo de telefonía, cuándo quieres cambiar de tarifa, servicio o compañía ¿Esperas sentado a que te llamen ellos o vas a buscar la información por Internet? Repito: el cliente hace exactamente lo mismo con el producto/servicio que ofrecemos: búsqueda inmediata, comparaciones rápidas y compra.

5. Venta Global. La pyme ya no debe limitarse a la venta local, no tiene el límite de vender en la población o comarca en la que reside. Ya no importa. Con la digitalización y las visitas on-line, el cliente puede estar en cualquier otra ubicación, tanto nacional, continental o mundial. Un ejemplo claro son las empresas de venta on-line (por ejemplo Ali Express)  que nos ofrecen productos de empresas chinas, de Hi Quality y low cost.

En definitiva, debemos poner en el centro de nuestro negocio, de los objetivos empresariales, al cliente y no a los beneficios. Si el cliente está contento con nuestro servicio, seguirá comprándonos y eso conlleva a mayores beneficios.

Incrementar el precio del producto para mantener los beneficios de hace años, eso conlleva a que el cliente no nos compre y eso lleva a que, más pronto que  tarde, debamos cerrar nuestra empresa.

Esta digitalización también nos lleva a que nuestra información, quienes somos, que y como lo hacemos, el cliente la tiene al alcance de un par de clics. Y esto es bidireccional, ya que de la misma forma nosotros podemos tener toda la información del cliente, quién es, qué cargo tiene, qué aficiones le mueve. Todo lo que no sea comprometido en la LOPD, lo tenemos en Internet, y  ha sido colocado por el propio cliente allí.

Aprovechémoslo.

Pero para ello debemos empezar a ser digitales, a digitalizarnos.

De lo contrario seguiremos siendo analógicos, seguiremos siendo presenciales y monocanal.

¿Dejaremos que los clientes, que todos son digitales, se vayan a proveedores digitales?

Share

NO TODO ES DINÁMICA DE EQUIPO

Hace un año, concretamente a partir de diciembre de 2020, desde Strolabi iniciamos una campaña ofreciendo un servicio de consultoría, gestión de equipos, acompañamiento (mentoring), Dinamización de equipos y formación de dinamización de equipos de trabajo. También realizamos un artículo explicando en que consistía este servicio.

Hemos recibido elogios, por el trabajo realizado, y criticas, por desconocimiento y que no sabían como ofrecerlo a sus cientes.

Desde principios de septiembre, otras consultoras y empresas TIC dicen ofrecer el mismo servicio.

En Strolabi nos gusta que nos copien las ideas, nos revaloriza y nos da pie a seguir por el mismo camino de ofrecer lo que realmente espera y busca el cliente.

Pero llamar dinámica de trabajo a otras cosas, no nos beneficia a nadie, ni  a quién vende otro tipo de servicio, con el nombre de Dinámicas.

¿Es todo Dinámicas de Equipos?

Después de leer que se está ofreciendo en el mercado, hay que definir cuatro conceptos que se están mezclando entre sí y se ofrecen todos como si fuesen dinámicas, tal como lo entendemos en Strolabi, y así aparecen en muchos libros de dirección y lideraje de equipos.

Estos cuatro conceptos son:

– Gestión de Equipos de trabajo.

– Coordinación de equipos de trabajo.

– Dinámicas de equipos de trabajo.

– Liderazgo de equipos de trabajo.

Lo que realmente está claro es que todo va entorno a los Equipos de Trabajo.

Gestión de Equipos de Trabajo.

La gestión de los equipos consiste en conocer al equipo humano y aportar recursos para la consecución del trabajo que realizan. Este conocimiento se debe realizar mediante evaluaciones, conversaciones, entrevistas y, sobre todo, mediante la observación constante y activa.

Gestión no es controlar lo que hace cada miembro; es gestionar los comportamientos e interacciones de cada uno de los miembros del equipo, sin coartar su trabajo, su motivación personal ni de equipo, ni su creatividad.

La gestión de equipos no es lo mismo que dirigir equipos, aunque suele ser función del responsable del equipo.

Coordinación de Equipos de Trabajo.

Coordinar consiste en asignar o repartir el trabajo de un proyecto entre los miembros del equipo, según sus habilidades y conocimientos, para conseguir llegar a buen término los objetivos marcados para el trabajo en equipo.

La coordinación del equipo no debe motivar a los miembros de equipo, sino simplemente entregar la parte del proyecto en el que el miembro del equipo está más a gusto, conoce el tema y esté automotivado. 

Dinamización de Equipos de Trabajo.

No son acciones a realizar.

Las Dinámicas de equipo son actividades o técnicas enfocadas a mejorar algún aspecto del equipo, como por ejemplo conseguir un mayor conocimiento de los miembros del equipo por parte de todos los miembros del equipo, una buena motivación del equipo, una mayor creatividad, resolución de problemas o conflictos, una nueva perspectiva del proyecto, una mejor comunicación interna del equipo, aumentar el rendimiento…

Esta dinámica es realizada mediante una actividad, técnica o juego diseñado para la consecución del objetivo. Un buen momento suele ser al inicio de una reunión de trabajo durante los 15 ó 20 primeros minutos, para crear un buen ambiento en la reunión, o encaminar la reunión hacia el objetivo final de la misma.

Un buen ejemplo de dinámica de equipos de trabajo en un brainstorming (o lluvia de ideas), para iniciar un proyecto… o reencauzarlo ante un problema surgido.

Pero existen infinidad de dinamizaciones, según objetivos, que pueden encontrarse en multitud de libros que tocan este tema, y algunas páginas web.

Liderazgo de Equipos de Trabajo.

El liderazgo del equipo de trabajo debe recaer en el miembro más motivador (que no quiere decir el más hablador ni el que da más órdenes), debe ser el más activo, el que se atreva a todo y el que con su ejemplo implique a todo el equipo, sin imponer ni castigar.

El líder es el miembro del equipo que ejerce influencia sobre el grupo para lograr unos objetivos, el ejemplo a seguir de forma voluntaria por el resto de miembros del equipo. Pero a su vez debe haber una influencia recíproca; o sea, el líder influye en el equipo, pero el equipo también influye en las acciones del líder.

El liderazgo de equipos de trabajo se basa en la cooperación de todo el equipo de trabajo, utilizando diferentes técnicas y dinámicas para la cohesión del grupo y mayor creatividad para la generación de nuevas ideas y de un mayor rendimiento del trabajo que se realice.

El Líder del equipo debe saber:

– Guiar al equipo, mediante el ejemplo de su implicación en el proyecto.

– Ser un buen educador y formador.

– Respetar a todos los miembros de equipo por igual.

– Implicar voluntariamente al resto de sus compañeros del equipo.

– Crear un buen ambiente de trabajo.

– Ser un excelente mediador de conflictos.

– Comunicar de forma efectiva y natural.

– Adaptarse a los cambios, tanto sociales como de equipo y de rumbo del proyecto.

– No perder en ningún momento el objetivo final, la meta del proyecto.

Nota Importante:

El Responsable del proyecto no suele ser el líder del equipo de trabajo, sino el que define el tipo de proyecto que debe realizarse, pero  es quien gestiona el equipo. El responsable del proyecto puede tener varios proyectos en marcha sobre la mesa y lleva a más de un equipo de trabajo, uno para cada proyecto.

Servicio de dinamización de equipos de trabajo de Strolabi

Desde Strolabi estamos ofreciendo los siguientes servicios, que puede ser por separado o en único proyecto conjunto.

– Consultoría de Dinamización de equipos de trabajo, ofreciendo nuestro conocimiento para que el responsable del proyecto o el líder, pueda encauzar el proyecto en el caso de derivarse hacia una situación sin posibilidad de avanzar.

– Consultoría de recursos tecnológicos para la dinamización y aumento de productividad en los equipos.

– Gestión y seguimiento del equipo de trabajo.

– Acompañamiento (Mentoring) en las técnicas o actividades de dinamización del equipo.

– Dinamización de los equipos, en función del objetivo deseado.

– Formación en Dinamización de equipos.

Share

Brainstorming sobre Teletrabajo

El pasado mes de septiembre, a raiz del webinar sobre el teletrabajo, y a petición de los qsistentes al evento, se realizó un brainstorming sobre el mismo tema, pero en la que los asistentes fueron los protagonistas y pudieron preguntar y dar su opinión.

Y esto está reflejado en el siguiente video.

Share

Teletrabajo – Verdad o Bulo sobre el fin del teletrabajo en España.

¿El Teletrabajo ha terminado definitivamente en España?, ¿Quéee?

Llevamos desde principios del mes de agosto con una serie de bulos que están contaminando el mundo laboral en España, que crea más confusión aun del que ya había, sobre el teletrabajo.

Se va diciendo que el teletrabajo ha muerto y que no volverá a España.

Y esto es lo que querrían los que tienen miedo a los cambios, a las nuevas tecnologías y las empresas ancladas en el pasado.

Se ha comentado que el día 9 de agosto, el teletrabajo ya no es una obligación en España.

La realidad es que no ha sido nunca una obligación. Y esto es la única verdad que se cuenta.

Esto viene a una mala interpretación del Real Decreto Ley sobre el Teletrabajo en el que se indica que 3 meses después del fin del estado de emergencia, las empresas no están obligadas a lo que indica este Decreto Ley.

El fin del estado de emergencia en España terminó el 9 de mayo, por lo que el Decreto Ley ya no “debería ser” aplicable desde el 9 de agosto, salvo en una excepción: que los ERTES sigan aplicándose.

Y es justamente lo que está sucediendo.

Pero… ¿Qué es lo que realmente dice el Real Decreto? ¿Es una ley para que se pueda o no hacer teletrabajo?

No, no es una ley en el que se permita realizar una forma de trabajar que lleva algo más de 20 años haciéndose en todo el mundo, aunque en España la mayoría de los trabajadores la haya descubierto hace cuatro días, gracias a la pandemia.

Ni tampoco como debe hacerse este teletrabajo.

Lo que realmente dice el Decreto Ley es que cuando la empresa obligue a sus trabajadores a teletrabajar, deben correr con los gastos y costes derivados de realizar esta actividad, como es la adquisición de mobiliario, la adquisición de dispositivos informáticos y el consumo eléctrico de su actividad en casa.

Y no dice nada más.

Ya realicé un resumen de ella hace un año (https://www.strolabi.com/2020/09/23/resumen-de-la-ley-de-teletrabajo/).

También se indica que este Decreto Ley es vigente mientras esté el estado de alarma y que los ERTES se sigan aplicando.

Y esto último sigue en vigor.

También quiere decir que las empresas que están obligando a sus trabajadores a teletrabajar desde la entrada en vigor del Decreto Ley, deberán continuar pagando los costes derivados de la actividad obligada. Pero que los nuevos teletrabajos que se realicen a partir de la fecha 9 de agosto, si no están incluidos en un ERTE, es cuestión de negociar con la empresa las condiciones, costes, horarios y sueldo para realizar esta modalidad de trabajo en remoto.

Y no dice nada más.

Un tema diferente son aquellas empresas suministradoras que les interesa hacer creer a sus clientes que el teletrabajo ha terminado y que deben de dotar a sus trabajadores en la “rentrée” a las oficinas, de mejores dispositivos y una actualización del parque informático, tanto de hardware como de software. Digitalización lo llaman, pero no deja de ser una renovación del parque de informático o, en el mejor de muchos casos, una re-informatización de la empresa, algo muy lejos de una Digitalización real.

Pero esto último es otra historia, que entraríamos en la picaresca Española o en la falta de escrúpulos de ciertas empresas hacia sus clientes.

Lo cierto es que el teletrabajo ha llegado con más fuerza  y que desde primeros de este mes de septiembre estamos viendo ofertas de empleos en el que se buscan teletrabajadores, híbridos o a jornada completa, cada vez más con el teletrabajo de alta calidad, con modalidades actuales y en muchos casos con costes y recursos pagados por la empresa contratante.

Y cada vez veremos menos teletrabajo con las modalidades de hace 25 años, que tanto hemos visto y oído durante esta pandemia, en especial con esa cancioncilla de “es que el teletrabajo no funciona”, pero con las condiciones arcaicas de recepción y envío de trabajos sólo vía mail, es normal: demasiado barato para la empresa, pero extremada bajo productivo.

Share