Trabajar desde casa, mediante el Teletrabajo

Aunque con la crisis sanitaria del Covid-19 se ha hecho patente la necesidad de teletrabajar o de realizar trabajos remotos, dependiendo del tipo de sector en el que se esté, desde el último año y medio el incremento de empleados de empresas que lo utilizan ha ido en crecimiento exponencial. Aunque ya se prevé que después del confinamiento mundial, los teletrabajadores serán muchos menos, pero casi un 200% respecto a lo que había al principio de 2019, o dicho de otra forma, a finales de este 2020, será algo más del 100% del teletrabajo existente en enero.

Las empresas, y los propios usuarios, están percatándose de las grandes ventajas que tiene realizar este tipo de trabajo, debido a su mejora en la conciliación laboral y personal.

Según una encuesta de Gallup realizada en 2015, los teletrabajadores son propensos a implicarse más en sus trabajos, y una mayor implicación llevar a una mayor productividad, rentabilidad, implicación de los clientes y otros resultados empresariales positivos.

Pero esta forma de trabajar puede conllevar otro problema a tener en cuenta: el trabajo remoto puede provocar de forma involuntaria de la “desconexión” con el resto del equipo, perdiendo relaciones más estrechas con sus compañeros.

Para evitar esta “desconexión” es importante convertir el Trabajo Remoto en Teletrabajo.

Microsoft aconseja realizar una serie de acciones para que esta experiencia sea la mejor posible.

Estas acciones a día de hoy son recomendables que sean en tiempo real:

– Programar una agenda: Aunque los teletrabajadores no estén en la oficina, junto con el resto de compañeros de equipo, deben programarse su agenda de forma coherente y acorde con el trabajo a realizar, exactamente igual que si estuviesen en las oficinas de la empresa, en el puesto de trabajo “fijo”; entre otros pueden ser tomarse dos horas para comer, que puedan recuperar más tarde, tomarse un descanso, bien sea para tomarse un café como para recoger a los niños de la escuela… Esto es importante, ya que de esta forma puedes estructurarse el tiempo real para cada trabajo que se este realizando o para el que se tiene previsto iniciar.

– Comunicación constante: Es importante que esta agenda sea pública e informar al resto del equipo que no vas a estar en tu puesto de “trabajo remoto” durante el tiempo programado. De esta forma, sabrán cuándo volverás ara reanudar una reunión, o concretar acciones en temas urgentes que hayan surgido. Los equipos trabajan mejor cuando los miembros saben lo que pueden esperar de cada uno. También es importante estar comunicados en tiempo real, por medio de mensajería inmediata o videoconferencias de trabajo, tanto para realizar documentos conjuntos como para resolver incidencias o poner puntos en común en proyectos determinados.

– Cumplimiento de las fechas límite: Es importante que el teletrabajador no se relaje en exceso. Según la encuesta de Gallup mencionada anteriormente, la productividad al trabajar desde casa es incluso mejor que desde la oficina, ya que no tiene las distracciones características de esta, como comentar el partido de fútbol del fin de semana, como va la vida personal o la problemática con los hijos, la receta de la paella (como en algunas propagandas nos enseñan que se hace)… El teletrabajador no debe dar motivos para que la empresa, el jefe o los compañeros de equipo pierdan la fe en este nuevo modelo de trabajo eficiente.

– Usar la tecnología disponible: Estar con una comunicación en tiempo real con el equipo es fundamental para poder tomar decisiones, tanto a nivel de jefe o líder de equipo, como para cada uno de los miembros del equipo. El correo electrónico es importante para el trabajo remoto (que es fundamental), pero para el teletrabajo es un medio secundario, ya que se debe tener en cuenta que para tener una comunicación en tiempo real es más importante y necesario otra tecnología como la mensajería instantánea (Whatsapp, Microsoft Teams), conferencias (Zoom), trabajos en equipo (Microsoft Teams), CRM, etc. Como no puedes conversar presencialmente con los miembros del equipo, es necesario crear conversaciones y colaboraciones en tiempo real de forma remota, siempre que sea pertinente.

Por último comentar que usar Microsoft Office 365, no es un lujo ni algo que sea un nuevo desembolso en tecnología, ya que suele estar muy implantada en empresas y organizaciones de todo el mundo, aunque no se suele usar ni el 20% de todo su potencial, ya que desde sus inicios cuenta con herramientas de trabajo colaborativo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *