Teletrabajo y Trabajo Remoto. Dos opciones para trabajar en casa

Desde el primer momento en el que hemos entrado en confinamiento a causa de la pandemia del Covid-19, los medios de comunicación, tanto visuales como escritos, nos están recordando que podemos/debemos hacer Teletrabajo, para no tener que desplazarnos ni hacer acto de presencia en las oficinas de nuestro trabajo habitual, y así no contagiar o ser contagiados con el virus.

Realizar el trabajo desde casa, mediante un Computador personal fijo o desde uno portátil nos permite una flexibilidad laboral, no sólo en la distribución de tareas, sino también en la gestión del tiempo.

Utilizar herramientas como el teléfono o usar videoconferencias  para contactar con nuestros compañeros o jefe, el mails para enviar o recibir los trabajos pendientes, es una peculiaridad del trabajo remoto, pero no del teletrabajo.

Pero estos mismos medios suelen confundir las dos modalidades que tenemos para poder realizar este trabajo desde casa, llamando a todo, erróneamente, teletrabajo.

¿Qué es Teletrabajo?

Explicar que es trabajo remoto no es difícil, ya que la inmensa mayoría de la gente lo tiene asumido: trabajar desde fuera de las dependencias de la empresa desde casa, realizando el trabajo escrito que solemos hacer en la oficina, y enviar este trabajo de forma periódica para su revisión o para su ejecución.

Lo complicado es explicar que es el Teletrabajo cuando te han convencido que es lo mismo.

La primera confusión es debido a que lleva el prefijo griego “tele”, que significa “distancia” o “lejanía” y que, en este caso no es eso, ya que realmente hace referencia al trabajo realizado bajo el entorno de las telecomunicaciones.

No es lo mismo trabajar desde casa que hacer teletrabajo.

La confusión viene a que es una traducción literal del inglés Teleworking, que se refiere al trabajo que se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina usando las nuevas tecnologías y las Telecomuniciones, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este trabajo puede ser desempeñado indistintamente desde prácticamente cualquier lugar donde haya una conexión a Internet: en una domicilio particular, en un centro de coworking, en un hotel, en un restaurante, en un ómnibus, en un automóvil, en un cibercafé o en cualquier otro lugar.

El teletrabajo también es una excelente opción para personas con algún tipo de limitación que no pueden transportarse físicamente a su área de trabajo​ y para las personas que viven en países diferentes al de su trabajo.

Para poder realizar correctamente un buen teletrabajo, el teletrabajador tiene que tener acceso a las bases de datos que usualmente tiene desde la oficina, a reuniones virtuales y transferencia de información, lo cual le permite tomar decisiones en tiempo real, sin esperar la supervisión de nadie, maximizando su eficiencia dentro de los procesos productivos.

La descripción más precisa nos la ofrece OIT es:

“El teletrabajo es la forma de trabajo que se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) hacen posible esta separación facilitando la comunicación”.

Una de las cualidades del teletrabajo es poder trabajar en equipo, sobre un mismo documento, simultáneamente y en tiempo real, sin esperar tiempo, algo tan preciado y escaso en nuestros días, a que otro compañero o supervisor añada información o modifique el trabajo realizado.

También es la posibilidad de usar con las aplicaciones habituales de nuestro entorno laboral, como un ERP, un CRM, hojas de cálculo, procesadores de texto u otro software con el que trabajamos en la oficina, es el objetivo del teletrabajo.

Trabajar con la Telecomunicaciones

“El trabajo desde casa ha existido siempre. Para el teletrabajo, en cambio, son imprescindibles las tecnologías de la información y la comunicación”, asegura Mar Sabadell, Profesora de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), en declaraciones a Reason Why.

Realmente “teletrabajo” está haciendo referencia a desplazar el trabajo habitual en lugar de ser los trabajadores quienes se desplacen, como ocurre con la concepción todavía arraigada desde la época industrial, que implica el movimiento de estos hacia los centros de fabricación.

Cambiando formas de trabajar

A parte de que el teletrabajo nos permite poder realizar el trabajo de forma segura, también ofrece la oportunidad de incorporar, una vez terminada la actual crisis del Covid-19, de forma rápida y ágil, mano de obra muy acostumbrada al uso de las TIC y que no se encuentra disponible fácilmente de forma local, cercano al centro de trabajo; o mejor dicho, cerca de la oficina central.

En los años 80 esto el teletrabajo era habitual para la contratación de programadores, ya que todavía eran escasos y solian residir en ciudades distantes, incluso en diferentes continentes.

En los 90, con el desarrollo tecnológico y de los sistemas de telecomunicaciones, el teletrabajo se empieza a reconocerse como una herramienta de flexibilidad en la distribución de tareas y en la gestión del tiempo. A partir de esta flexibilidad, surgen los horarios flexibles adaptados a la globalización.

En pleno siglo 21 los dispositivos como los teléfonos inteligentes, software multiusuario como Office 365, y herramientas digitales como Skype o Zoom han permitido que se pueda teletrabajar desde cualquier lugar y momento.

Es el modo más productivo de organizarnos el trabajo espacial y temporalmente de una forma más transversal, sin barreras.

Otro dato

En España estamos muy acostumbrados a que los jefes nos supervisen el trabajo de forma presencial.

Por ello, como nos lo recuerda el Gobierno de España constantemente por los medios informativos, según datos del ministerio de estadística, sólo el 7% de las empresas españolas (pymes y grandes cuentas), están preparadas para el Teletrabajo.

Aunque la gente piensa que esto es una moda nueva y que será pasajera y desaparecerá en cuanto termine el Estado de Emergencia que tenemos en España, la realidad es que el teletrabajo surgió precisamente para evitar desplazamientos, aglomeraciones y problemas de movilidad al tiempo que se reducía el consumo energético en plena crisis del petróleo en los años 70 en Estados Unidos; o sea, desde hace unos 50 años.

Y actualmente, con las nuevas tecnologías en comunicación, es más fácil y económico realizarlo.

Y si no ¿por qué surge las tecnologías 3G, 4G y la actual 5G? ¿Para ver mejor las películas desde el móvil?

En resumen

Trabajo Remoto es aquel que podemos hacer desde fuera de la oficina en diferido, recibiendo y enviando el trabajo realizado para su supervisión, teniendo un tiempo de espera de minutos u horas para saber si es correcto o no lo realizado.

Teletrabajo es aquel que podemos hacer desde fuera de la oficina instantáneamente, sin esperar nada para la supervisión, y poder tomar decisiones en tiempo real.

– En España las empresas no están preparadas para el teletrabajo, pero no por dificultad técnica, sino por confusión de conceptos.

Con la actual transformación digital que las grandes empresas tienen implantadas, y que las Pymes se están dando prisa en adoptar, el teletrabajo ya no depende de una conexión fija en un lugar único, sino que se aprovecha de la hiperconectividad y la hiperinformación.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *