La Transformación Digital no es sólo tecnología

La llamada transformación digital es mucho más que lo que mucha gente conoce como digitalización, mucho más que la creciente digitalización del Todo: de documentos, de servicios, de espacios físicos, de transacciones, de nuestros hábitos, de la tecnología…

Es mucho más que eso.

Es la transformación de las expectativas de las viejas metodologías de negocio, hacia las nuevas formas de hacer transacciones.

Cada vez más nuestros clientes, y nosotros mismos, entramos en nuevas formas de consumo, nuevas formas de producir y por tanto modelos de negocio cada vez más diferentes.

En nuevas formas de relacionarnos.

Esto pasa cada vez más de una forma más abierta en muchísimos de los sectores.

No es algo tecnológico que se queda en el mundo de la tecnología.

Reamente se trata de una transformación donde confluyen diferentes dinámicas económicas.

Lo primero importante en la transformación es escuchar, observar y ser perspicaz con lo que ocurre a nuestro alrededor.

Porque no vivimos en la época de ignorancia y oscurantismo, si no todo lo contrario, tenemos a nuestro alcance todo el conocimiento que podamos necesitar.

¿Cuánta gente había renegado de Internet hace 30 años? ¿Cuánta gente no creía que se pudiese trabajar desde casa por Internet incluso hace 10 años?

Hace 40 años había gente que auguraba que la informática era una moda pasajera sin futuro, lenta y que no servía para nada en las empresas.

O hace 20 años había quien creía que el ordenador no pasaría de ser una mera máquina de escribir con pantalla.

Mucha gente, más de la que nos podemos creer. Sectores completos. Gente que hoy en día no pueden trabajar sin las computadoras y sus conexiones móviles.

¿Tenían razón esas personas? Sí, desde sus limitados conocimientos, realidades y su entendimiento del mundo.

Muchas veces vivimos en burbujas que nos aíslan la realidad.

Y no olvidemos que es irracional creer que lo sabremos todo.

Tu negocio, sea cual sea su estructura, modalidad y propósito, no vive aislada del mundo, aunque solo actúe de manera local.

Aunque no lo quieras, tu empresa es (y debe ser) abierta al mundo.

Las estrategias planteadas desde hace 40 años, incluso sólo desde hace 15 años, no se parecen en nada a las actuales, ya que el secreto para crear la estrategia actual más adecuada, está en entender cómo tu organización se relaciona con el mundo.

Indicar “mundo”, me refiero a sus distintos cambios y sistemas, no sólo a los convencionalismos a las que se le da una importancia más allá de la lógica en las escuelas de negocios (inversores, proveedores, socios…) o de diseño (clientes, usuarios…).

Y lo más importante a tener en cuenta es que debes plantearte que tu organización va a cambiar incluso sin tener intención alguna de hacerlo.

Lo más improbable, es que el futuro sea exactamente igual que ahora.

Lo más probable es que el futuro cambie de una forma no controlable por nosotros.

Entonces ¿qué medidas tienes para anticiparte? ¿Cómo son? ¿Cómo te relacionas? ¿Cómo analizas o interactúas con los cambios que suceden en tu entorno y que afectan directamente a tu empresa?

Momento de Cambios

Vivimos en un momento de cambios profundos, menos profundos, y superficiales. Cambios en múltiples estatus y niveles. Tendencias en diseño gráfico, metodologías de venta, branding, retail, movilidad…

Aunque parecen no tener nada con otras transformaciones más profundas, están todas interrelacionadas y, muchas veces, muy unidas.

Por todo esto, sea cual sea tu sector, sin importar qué servicios ofrezcas, te puede interesar tratar de entender los cambios para poder adaptarte a ellos según vayan llegando.

Es posible que este 2020 tenga nada que ver con aquello que anhelábamos o temíamos hace 10 años.

O puede que sí.

Nadie lo sabe, porque exceptuando informes hechos a medida, encargados por una empresa para su empresa y para sus productos y servicios, el resto de informes se quedan cortos, escuetos y demasiado generalistas, porque esa información está en bruto y muy distanciada de la realidad de cada organización.

De tu realidad y de la realidad de tu organización.

Por ello la transformación debe anticiparse a los cambios que hoy podemos ver y percibir.

No podemos hacerlos sobre supuestos de quien dice conocer el futuro o de intereses de multinacionales.

Insisto en recalcar la importancia de considerar que el futuro no existe ni existirá, por definición propia, ya que el futuro es aquello que todavía no ha ocurrido. Por lo que suena raro asegurar que alguien sabe lo que va a pasar.

Y porque no existe ninguna prueba de que esté predeterminado, y no hay ni una probabilidad por las que el universo en el que vivimos predetermine el futuro. Por mucho que alguien crea que escribiendo un artículo sobre tendencias de futuro y publicándolo se convertirá en realidad.

¿Cuántas veces hemos leído que habrá una determinada tendencia en el mercado para el año próximo, y esta se repite durante 3 años seguidos?

Es por ello que la misión de STROLABI en general es proporcionar las herramientas con las que puedas trabajar y plantearte estratégicamente como prepararte no ante un único futuro, sino ante las diferentes posibilidades que en él puedan surgir.

¿La Transformación digital no es para ti?

No es para ti si:

• Buscas que alguien tenga una barita mágica que todo lo soluciona de forma inmediata.

• No quieres esperar a ver los resultados previstos a medio o largo plazo; o sea, entre 6 meses y 3 años.

• No te preocupa no conocer lo que hacen tus clientes, como compran y porque compran. Ni como lo hace tu competencia ni tus proveedores.

• Si piensas que sólo leyendo informes de tendencias de tu sector y cambiando la informática de tu empresa ya es suficiente. Pero… ¿realmente has visto alguna vez que eso haya funcionado?

Sí es para ti, si:

• Quieres entender un poco más qué está pasando sin tener que leer informes de tu competencia de hace 6 meses después de que ellos hayan reaccionado y se hayan desmarcado de vosotros.

• Trabajas en un sector con contantes variaciones en la demanda de productos/servicio y en la forma de comprar de los clientes.

• Trabajas en un sector que implica pensar en estrategias deferenciales, activismo social… O te mueves con el cliente o este se te escapará de las manos fácilmente.

• Te has leído artículos y libros sobre transformación digital, o sobre digitalización, y ya entiendes  o empiezas a entrever la posibilidad positiva de implantarlo en tu negocio.

• Después de hacer un cambio tecnológico radical en tu negocio, te planteas “¿y ahora qué?” o “¿cómo hago para que este cambio empiece a dar frutos?”.

STROLABI está aquí para cuando consideras que es para ti

¿Y STROLABI qué?

Estamos para ayudarte a interactuar con los cambios que suceden en tu entorno que podemos ver y percibir y que te anticipes a ellos.

Y si consideras que la transformación digital es para ti, contacta con STROLABI para poder iniciar una colaboración “de futuro”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *